Naturaleza y riesgo a partes iguales

    Casi 600 bikers tomaron parte en la holy bike de descenso en la pinilla

    El descenso en bicicleta de montaña es una de las modalidades deportivas de reciente creación que más está creciendo en su número de incondicionales. La sensación de vértigo que produce el descenso a través de pistas y senderos en medio de la naturaleza ha terminado por enganchar a los ‘bikers’, que participan por cientos en las diferentes competiciones que se organizan por la geografía española.

    Una de ellas tuvo lugar el pasado fin de semana, en la estación segoviana de La Pinilla, con la Red Bull Holy Bike, en la que tomaron parte 572 bikers que desafiaron a la adversa climatología en dos intensas jornadas de competición. En la primera de ellas, celebrada el sábado en la modalidad por parejas, después de tres horas de reconocimiento del embarrado circuito, rápido, ancho y cargado de peraltes, fue el eslovaco Filip Polc quien logró liderar la clasificación en un ajustado descenso. Pero en la segunda manga las cosas cambiaron, y Ferreiro se hizo con el liderazgo seguido por Francisco Pardal y Iago Garay después de que el líder sufriera una caída como varios de los participantes en la competición. En la categoría femenina, Eva Castro se posicionaba en primer lugar tras hacer las dos mangas de descenso de manera muy regular.

    El segundo día de competición de la empezó con los dos tramos de enduro, cruciales a la hora de establecer diferencias en los ajustados resultados del día anterior y donde los bikers más centrados en esta especialidad empezaron a marcar sus ventajas. José Antonio Díez Arriola llegó el primero. Tras él, Toni Ferreiro y Filip Polc con una ajustadísima diferencia de cuatro centésimas entre sí. La amenaza de lluvia terminó convirtiéndose en un hecho y los mojados trazados hicieron que el enduro estuviera marcado por las caídas.

    A media mañana llegó la prueba más esperada y sólo apta para valientes: La avalancha, que no es otra cosa que el descenso puro y duro de todos los participantes a la vez, y que en esta ocasión estuvo endurecida por la lluvia que minutos antes del comienzo de la quinta de las pruebas se transformó en intenso granizo.

    Fueron casi cinco kilómetros de recorrido con las pulsaciones al máximo y en el que no faltaron los roces, codazos, manillares en espalda y lumbares o toques de ruedas en la lucha por adelantar posiciones, aunque sin apenas caídas. 8:47 minutos después de la salida llegaron los primeros clasificados: José Antonio Díez Arriola, Iago Garay y Santiago Lombo. En la general, el gallego Toni Ferreiro fue el ganador absoluto, junto con Iago Garay y Filip Polc. Eva Castro demostró ser una gran especialista, y logró ser la primera entre las féminas, por delante de Soledad Barroso y Marketa Michalkova.