Nadal firma su octava corona

El número cinco del mundo supera en la gran final a Nicolás Almagro por 4-6 y 3-6.

0

El español Rafa Nadal ganó ayer en un duelo fratricida a Nicolás Almagro (4-6 y 3-6) en la final del trofeo Conde de Godó, sumando así su octavo título en la tierra batida del Real Club de Tenis de Barcelona, después de sobreponerse a un mal inicio para terminar acabando con las fuerzas del murciano, impotente en la segunda y última manga de su primera final en el torneo.

Con esta victoria ya son ocho las victorias del balear en la Ciudad Condal, donde suma un balance de 39 triunfos consecutivos por una única derrota, en su primer partido en 2003 contra Álex Corretja, y consigue su décimo éxito en los duelos directos contra Almagro, que tiene en el manacorí a una auténtica bestia negra.

En un choque disputado bajo una leve, pero molesta lluvia, que hizo acto de presencia durante buena parte del primer set, el levantino presentó batalla con un juego directo desde el fondo de la pista y sacando provecho de su potente revés, que le llevó a ponerse 0-3 arriba. No obstante, coincidiendo con el agua, el mallorquín quiso jugar y le fue bien.

Pese a varios errores no forzados de Nadal, que se vio obligado, como temía y quería evitar, a jugar desde muy atrás y a la defensiva, se fue recuperando y cogió fuerzas, y con ellas la iniciativa. Si su rival se declinaba por detener el partido, pese a dominar, el balear todo lo contrario, y así le llegó una racha de cuatro juegos seguidos en los que se recuperó con dos roturas consecutivas.

Con 4-4 en el marcador, y servicio para el número cinco del mundo pudo cambiar todo, y es que, el partido hubiera sido otro de aprovechar el murciano, en el juego más largo y disputado de la final, hasta tres bolas de rotura a su favor, pero finalmente fue el vigente campeón quien se llevó el triunfo parcial y, además, cerró el set con otro ‘break’ al remontarle un 30-0 a su oponente.

Con iniciativa

Sin duda, el hecho de quedarse sin premio afectó mentalmente a un Almagro que se vino abajo en el inicio del segundo parcial, donde Nadal, con iniciativa y consiguiendo golpes increíbles como de costumbre cuando está fino, le volvió a romper el saque y, con 3-1, empezó a ver claro el camino a su octavo Godó.

El levantino intentó alargar un poco más la contienda, que se fue a la hora y 32 minutos, con dos juegos más a su favor, pero sin llegar a inquietar nunca a un adversario muy seguro, con buenas sensaciones y que cerró el choque con un juego en blanco con su saque.

Con este triunfo, el zurdo de Manacor consigue su cuarto título en 2013 tras los logrados en Indian Wells, Acapulco y Sao Paulo. «Estoy muy feliz de ser el campeón del Godó. Es una de las victorias mas emocionantes después de un año muy complicado. Tengo que felicitar a Nico por la semana que ha tenido, le deseo lo mejor en el futuro», expresó el mallorquín a la conclusión del envite.

Agradecido con la organización, los patrocinadores y su equipo técnico, el balear dedicó unas palabras muy emotivas al público. «Este torneo no sería tan bonito si ustedes no estuvieran ahí. Gracias por todo el apoyo que he recibido esta semana», concluyó.