Martes y 13 ‘culé’

    El FC Barcelona domina a placer al Milan, pero la mala suerte se ceba con él al final

    0

    Un gol a los 24 segundos y otro en el minuto 92, uno de Alexandre Pato y otro de Thiago Silva sirvieron para que el Milan arrancara un punto en el estreno de la Champions en el Camp Nou (2-2), en un partido en el que el Barcelona volvió a demostrar que no está viviendo sus mejores momentos.

    Cuando parecía que el Barça, un equipo sin brillo, estaba a punto de firmar la victoria, el central brasileño Thiago Silva remató de cabeza a la red el 2-2 en el descuento, un empate que fue demasiado premio para los lombardos y un toque de atención para los azulgrana.

    Los de Pep Guardiola respondieron al gol de Pato (a los 24 segundos) con sendos tantos de Pedro Rodríguez, en el primer tiempo, y de David Villa en la segunda mitad. Leo Messi, mientras las fuerzas le mantuvieron, fue nuevamente el carácter desequilibrante. 108 días después de haber levantado el trofeo en Wembley, al Barça no se le vio bien. Tuvo que remar a contracorriente desde el inicio, no tuvo el brillo de otros días y como ocurrió hace unos días en San Sebastián, volvió a sumar un empate, en un partido en el que regresó Puyol y se lesionó Iniesta.

    Todo empezó como acabó: de la peor manera. Desnudado en 24 segundos, una defensa rota por el eje donde Pato demostró dónde está el talón de Aquiles de los catalanes cuando sus dos centrales titulares (Puyol y Piqué) no están operativos. Falta de velocidad y de colocación. Para Pato, medirse en una carrera con Busquets o con Mascherano es jugar con ventaja.

    El tanto no supuso un cambio de planes para el Barça. Los azulgrana no estaban precisos, les faltaba más velocidad en la circulación de balón y un mayor aprovechamiento del espacio. Para todo eso, la solución siempre es Messi. Donde no llega el juego colectivo, alcanza la calidad del argentino, su desborde y su capacidad imaginativa. El problema fue la densidad de jugadores que puso Allegri, que ordenó mandar balonazos a Pato, entre defensa y medular.

    Fue en una genialidad de Messi, quien superó en carrera a Van Bommel, a Nesta y a Abate antes de asistir a Pedro, con Abbiati batido. El canario empujó a la red (m.35).

    Al Milán le pesaban los años y en cuanto en el segundo tiempo, el Barça puso una marcha más, el partido ya entró en otra dinámica. En los primeros cinco minutos, los azulgrana tuvieron dos ocasiones, en la segunda llegó el 2-1, por una falta lanzada magistralmente por David Villa (2-1, m.50). En ese momento, los visitantes echaron el ‘cierre’ y en una jugada desafortunada de Abidal, que provocó el primer corner ‘rossonero’, Thiago remató a la red.