Las acciones del Valencia pasarán a manos de Bankia

    Un juez anula el aval de la Generalitat a la Fundación de la entidad.

    La Justicia puso ayer muy turbio el futuro del Valencia después de que juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de la capital del Turia anulara el aval que la Generalitat, a través del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), concedió en 2009 a la Fundación del club para que adquiriera el grueso de los títulos de la entidad.

    El fallo deja sin efecto la garantía que se esgrimió para acceder a un crédito (que en su momento le concedió Bancaja) por valor de 81 millones de euros, lo que en la práctica convertiría a Bankia en el máximo accionista del Valencia (ya que posee un 70% de los títulos) en el caso de que se confirme el impago.

    La Fundación, que es la titular del préstamo, no ha podido hacer frente a sus obligaciones y ha sido el Gobierno regional, que está acuciado por los problemas económicos, y que hasta la fecha es quien figura como avalista, el que asumió el pago de los 4,8 millones de euros correspondientes a los intereses que se generaron. Sin embargo, la sentencia exime al Ejecutivo autonómico de cualquier responsabilidad como garante de esta operación.

    Mientras tanto, Bankia apuntó, en cualquier caso, que «el dueño del Valencia es y sigue siendo la Fundación» porque, «a día de hoy», el préstamo que concedió Bancaja a este organismo en 2009 «está al corriente de pago».

    Próximo vencimiento

    La próxima fecha límite es el 27 de agosto, cuando se producirá el próximo vencimiento del crédito, por el que en teoría, tras esta sentencia, ya no tendría que responder el Gobierno valenciano.

    Desde Bankia recalcaron que «el préstamo tiene doble garantía, las propias acciones y el aval» y que, por tanto, «sigue existiendo la garantía de las acciones»

    En la sentencia, la magistrada también argumentó que el IVF no evaluó los riesgos y especifica que el acuerdo que se adoptó excede los límites establecidos y que se debería haber evaluado si la operación estaba sujeta o no al control de Defensa de la Competencia.