La superioridad del Viveros Herol Nava fue absoluta ante el BM Tenerife

    El conjunto local dominó con claridad desde el principio del partido, y la amplia diferencia en el marcador permitió a Nacho Gómez dar minutos a todo el banquillo.

    0

    Partido sin sobresaltos, dada la absoluta superioridad que mantuvo el equipo navero ante el colista del grupo, el Tenerife, que le visitaba.

    La igualdad en el marcador se rompió en los primeros diez minutos ante la artillería que desplegaron los locales por todas las zonas de juego, marcando un ritmo que los tinerfeños no fueron capaces de neutralizar.

    La presión llegaba con buenas circulaciones tanto en estático como al contraataque, abriendo huecos en la defensa visitante con un incisivo juego de posición que culminaba con acierto el balón entre las mallas de la portería rival.

    La goleada llegaba por todas las zonas, encabezada por un Roberto Pérez que sorprendía igual al contraataque como en las imparables penetraciones desde el lateral. Pérez –que el miércoles se hizo acreedor del galardón de mejor jugador y al máximo goleador del Balonmano, concedido por EL ADELANTADO DE SEGOVIA– se convirtió en el máximo anotador del encuentro con trece goles.

    El mejor juego del Nava le llevó ya a cerrar los primeros treinta minutos con una ventaja de seis goles (17-11).

    Después, todo siguió igual, y el hecho de ir bien holgado llevó a Nacho González a dar minutos de juego a todo el banquillo.

    Ya con un Tenerife sometido y con la descalificación en el minuto 42 de su máximo exponente en este partido Alexis Aunapo, sus posibilidades de recuperar quedaron más reducidas, máxime cuando el guardameta navero Cristofer continuaba siendo un muro para ellos.

    El relevo que ofreció la entrada de Javier Gamarra, Angel Verdugo, Jesús de la Heras, Simón García y Javier Moreno, mantuvo el ritmo y dio continuidad a la buenas circulaciones, penetraciones y lanzamientos tanto por el centro como por los extremos.

    Todo el conjunto navero tuvo sus ocasiones ante un rival sometido y sin posibilidad alguna de reaccionar.

    Una victoria en cierta forma esperada por Nacho González ante un equipo que llegaba con cero puntos, “pero lo importante es que hemos salido muy centrados desde el primer momento, aunque se dieron esos primeros minutos de tanteo porque no conocíamos al equipo y luego enseguida hemos comenzado a marcar la diferencia, se mantuvo el ritmo y el nivel que es lo que pretendíamos para asegurar la victoria”, comentó el entrenador navero.

    González añadió que, la dinámica del partido posibilitaba el movimiento en el banquillo ya que “todos los jugadores son importantes y deben estar dispuestos a salir en cualquier momento para aportar lo que sea necesario”.

    Por su parte el entrenador del Tenerife manifestaba que las secuelas del largo desplazamiento habían hecho mella en un equipo que además llegaba a Nava con una plantilla con poca experiencia en la categoría, y rellenada con juveniles, al no poderse desplazar por lesiones y temas laborales varios jugadores titulares. Antonio Espinosa manifestó que “ello nos ha condicionado ante un rival que se le ve con aspiraciones, mientras que nosotros sólo aspiramos a mantenernos” concluyó.