La fe no gana partidos

    Un mermado Club Deportivo La Granja que dio todo de sí se adelantó a la Arandina con un gol de Luis, pero acabó cayendo en los seis últimos minutos.

    1

    Tras partidos como el de ayer se puede tirar de tópicos futbolísticos del estilo de “el rival no era de nuestra liga” o apelar a la “victoria moral” como consuelo. Al final lo que va a quedar es que La Granja perdió por 1-2 ante la Arandina, pero no se puede olvidar en qué circunstancias se desarrolló un partido en el que los de casa partían con varias bajas que le hicieron recomponer el equipo, y en el que se igualaron las fuerzas en una entretenida primera parte, para acabar con los locales entregados y exhaustos, viendo cómo dos zarpazos de calidad de los burgaleses echaban por tierra el golazo de falta de Luis.

    Tres goles en 12 minutos, y un 1-2 que volvió a dejar a El Hospital helado en plena tarde de primaveral de jueves. Un día bastante extraño para jugar al fútbol, pero esto casi fue lo menos raro del encuentro, ya que una avería en el autobús de la Arandina retrasó la llegada de los visitantes, por lo que el partido comenzó con 50 minutos de retraso, y con los burgaleses vistiendo la segunda camiseta de La Granja, ya que olvidaron traer su equipación de visitantes.

    Cuando el balón echó a rodar solo se tardó cinco minutos en ver las primeras aproximaciones de La Granja al área de Álex. Los locales se valieron de balones largos hacia Nacho, que actúo de delantero centro, y que tuvo un par de ocasiones gracias a su buena colocación y su oportunismo a la hora de recibir esos centros. La primera media hora del encuentro fue de claro color granjeño, mientras que la Arandina llegaba a cuentagotas, pero siempre con peligro.

    Tras un robo de balón de Chiqui en la última línea llegó la ocasión más clara de esta primera mitad, cuando el mediapunta se quedó completamente solo y con tiempo para definir con tranquilidad ante Álex, pero el guardameta arandino le adivinó las intenciones al segoviano.

    Una falta directa de Pluma, que se marchó fuera por poco, y un tiro de Carletes con posterior rechace de Mato a las manos de Yordi, cerraron una vibrante primera mitad que acabó incomprensiblemente sin goles.

    Dado el desgaste de los primeros 45 minutos era de esperar que se bajara el pistón tras el descanso. Y así fue. El cansancio se empezaba a notar, y los balones llegaban con más dificultad al área contraria.

    Casi hubo que esperar al minuto 80 para ver la ocasión más peligrosa de la Arandina, con un tiro cruzado de Agustín que rebote en el palo y Pekas no acierta a rematar en segunda instancia. Este fue el aperitivo del 1-0, que llegó gracias a un magistral lanzamiento de falta de Luis. La verdadera lástima fue que al final no hubo recompensa para este golazo, ni para el empuje de los de Arribas; ni para la excelente actuación de la línea defensiva –inédita, con unos incansables Óscar Muñoz y Dani Rincón en los laterales, junto con Pluma y Álvaro en el centro–; ni para la aportación de los jóvenes Álex y Dani Tejedor… en definitiva, para un equipo que acabó entero a pesar de recibir dos golpes en tan poco tiempo: el de Mato desde la frontal del área, y el de Adri –el que más dolió, en el minuto 94– con un extraordinario disparo lejano que rebotó en el larguero y traspasó por muy poco la línea de gol.

    José Manuel Arribas / entrenador del Club Deportivo La Granja: «Por desgracia no es la primera vez que vivimos finales de partido como este»

    El técnico del Club Deportivo La Granja se lamentó de lo ocurrido durante el partido destacando que “teníamos el equipo roto, y a eso hay que sumar las lesiones de jugadores como Chiqui o Bubi, que les tuvimos que retirar del campo. Hemos aguantado con los chavales del Provincial todo lo que hemos podido, y ante la envergadura de la Arandina al final lo acabas pasando mal. De todas maneras, creo que merecimos más”.

    En cuanto a la resolución del encuentro, con los goles encajados a última hora, José Manuel Arribas se lamentó de que “por desgracia no es la primera vez en la temporada que vivimos finales de partido como este. Es el deporte, y lo único que podemos esperar es que nos cambie la suerte”.

    De lo que no dudó el entrenador es de felicitar a sus jugadores, ya que “en todo momento han estado a un gran nivel, plantando cara a la Arandina, con una primera parte con ocasiones claras para ponernos por delante”.

    En cuanto al técnico de la Arandina, no pudo esconder su satisfacción tras lograr tres puntos “muy importantes”, en un partido en el que “hemos mantenido la fe hasta el último minuto”.

    El entrenador Carlos Rivero destacó que “la primera parte ha sido espectacular, y pudo haber acabado 2-2 perfectamente, pero finalmente el resultado lo ha marcado la calidad: la de Luis tirando la falta, junto con la de Mato y la de Adrián.