La batalla de la amistad

    El Barça desea mantener el liderato en Almería, escenario del duelo entre Guardiola y Lillo

    1

    El Barcelona se enfrentará hoy al Almería con la intención de garantizarse el liderato de Primera División justo antes de que el Real Madrid juegue contra el Sevilla, en un duelo marcado por el pulso entre dos entrenadores amigos y que comparten una misma filosofía futbolística: Juan Manuel Lillo y Pep Guardiola.

    Íntimos desde que se conocieron en Oviedo en 1996, ambos preparadores incluso lucharon juntos en el grupo de trabajo de la candidatura a la Presidencia del Barcelona de Lluis Bassat. Nunca se han visto las caras en los banquillos.

    Parece que los visitantes deberán esforzarse al máximo si desean imponerse. El equipo azulgrana sigue en la cabeza, pero le cuesta ganar los partidos más que en el curso pasado, cuando se adjudicó la Liga con autoridad.

    Después de cambiar su esquema frente al Málaga -pasó del clásico 4-3-3 a un 4-2-3-1 que, por momentos, llegó a transformarse en un 4-4-2 con Busquets y Xavi como pivotes-, Guardiola explicó que el dibujo «no existe», porque lo importante es que «los jugadores se muevan». Resulta complicado pronosticar qué hará el técnico en esta ocasión.

    El de Santpedor, en cualquier caso, deberá retocar su defensa a causa de la ausencia de Gerard Piqué, sancionado por acumulación de amonestaciones.

    El puesto de central constituye uno de los mejor cubiertos en la plantilla, aunque Rafa Márquez solamente se ha ejercitado un día, por lo que Gaby Milito -más rápido y experimentado que Dmytro Chygrynskiy- apunta a titular junto a Carles Puyol.

    En la medular, Touré Yaya y Sergio Busquets gozarían de la titularidad si el ‘míster’ apuesta por adelantar la posición de Andrés Iniesta para colocar al manchego como extremo izquierdo, ante la baja forma de Thierry Henry. Eso sí, Pedro, autor del primer gol en la anterior jornada, también dispone de opciones.

    Curiosamente, en el aspecto defensivo el Barcelona presenta mejores números a domicilio que en el Camp Nou. En sus 12 desplazamientos, ha encajado apenas seis dianas.

    En sus ocho enfrentamientos ante el Almería, los ‘culés’ nunca han perdido: suman seis victorias y dos empates.

    Por su parte, el bloque local aspira a prolongar su buena racha de resultados, que le ha colocado como el tercer combinado más eficaz de la segunda vuelta liguera.

    Los andaluces afrontarán la cita con bastante optimismo, ya que en 2010 solo han sucumbido en una ocasión, en el Ramón Sánchez Pizjuán contra el Sevilla. Gracias a ello, se han alejado de la zona de descenso.

    Desde la conclusión de 2009, la escuadra ha batido en el Estadio de los Juegos Mediterráneos al Sporting de Gijón, al Atlético de Madrid y al Xerez, mientras que igualó ante el Tenerife. A domicilio, sacó un punto en Villarreal, Valladolid y Getafe, y sumó un éxito en Santander.

    De esta manera, los anfitriones competirán sin excesiva presión, mientras que su adversario catalán sí se verá agobiado por la necesidad de vencer.

    Salvo sorpresa, Lillo no variará su forma habitual de plantear los encuentros. Nieto no estará en el césped por lesión, y el técnico descartó a Álex Quillo, David Rodríguez, Solari y Borzani.

    En definitiva, se vivirá un choque entre dos amigos que serán enemigos deportivos por un día.