Kruijswijk refuerza la ‘maglia rosa’

    El ciclista holandés quedó en segunda posición por detrás del ruso Foliforov, que obtuvo unas décimas de ventaja durante la cronoescalada. Alejandro Valverde marcó un gran tiempo

    0

    El ciclista ruso de Gazprom Alexander Foliforov se llevó ayer la 15ª etapa del Giro de Italia, con un tiempo de 28.39’, por tan solo unas décimas de ventaja sobre el líder, el holandés Steven Kruijswijk (Lotto), en la cronoescalada de 10,8 kilómetros entre Castelrotto y Alpe di Siusi, en la que el español Alejandro Valverde (Movistar Team) marcó un gran tiempo y el italiano Vincenzo Nibali (Astana) perdió más de dos minutos.

    La escalada cronometrada supuso la victoria más importante para el ruso, que debutaba este año en la ronda italiana. El ciclista de 24 años sorprendió a los hombres de la general en una brillante ascensión y acabó sufriendo por la tensión de la igualdad con el último participante, Kruijswijk. El holandés refuerza su liderato, aventajando a todos sus rivales y demostrando ser el más fuerte de los hombres de la general. Sin embargo, por segundo día consecutivo, el ciclista de Lotto se volvió a quedar con la miel en los labios, cosechando un segundo puesto que quedará en anécdota si consigue llegar de rosa a Turín, el máximo objetivo posible.

    Por su parte, Valverde finalizó tercero, a 23 segundos del vencedor y del holandés, recuperando sensaciones después de la debacle de la etapa anterior, en la que perdió tres minutos. También fue una jornada provechosa para Esteban Chaves, sexto en la crono, a cuarenta segundos. El colombiano superó en la general a un Nibali que acusó la fatiga y, además, tuvo que cambiar de bicicleta por un problema en el cambio de marchas. El italiano sufrió una jornada aciaga que le sitúa en una situación de riesgo y que le deja la amenaza de quedarse fuera del podio, con apenas 38 segundos de ventaja sobre Valverde y a casi tres minutos de Kruijswijk.

    En este sentido, la etapa de mañana será una carrera corta, pero se destaca por largas subidas y bajadas. El itinerario comienza con un falso llano hacia el bajo durante los primeros 40 km hasta poco después de Bolzano cuando los corredores tendrán que enfrentarse a la subida clásica del paso de la Mendola que conduce a la larga (y ondulada) bajada hasta los pies de la subida final.

    Los corredores tendrán que enfrentarse a un tramo de 200 metros, desde el puerto de montaña hasta el casco urbano de Fai de la Paganella, en el que tendrán que combatir una rampa con un porjentaje del 15%. Los últimos 10 km se dividirán en dos partes con pequeñas subidas y bajadas.