El Unami perdonó al Majadahonda y cedió un empate

    Las locales se sobrepusieron a un gol encajado en el minuto 3, pero no pudieron derrotar a un rival con solo tres recambios en el banquillo.

    0

    El Unami Caja Segovia se quedó a las puertas de conseguir su quinta victoria de la temporada, y lo que hizo fue sumar su primer empate después del 3-3 con el que terminó el partido de ayer ante el Majadahonda Afar 4.

    El rival de las segovianas llegaba al María Martín como cuarto en la clasificación, pero con un banquillo muy corto y con las importantes ausencias de sus dos jugadoras más destacadas: las hermanas Elena y Marta Mateo.

    A los cinco minutos el marcador reflejaba un gol para cada equipo. El primero, para las madrileñas, con algo de fortuna tras un disparo sin ángulo que rebotó en una jugadora del Unami. Pero, poco después, Cris colocaba un disparo pegado al palo que entró en la portería con bastante suspense, después de pasearse el balón por la línea.

    Tras esto, el las azules sufrieron una fuerte presión a la salida del balón por parte del Majadahonda, que propiciaba los robos y los contragolpes de las visitantes, aunque la portera Raquel estuvo al tanto para evitar el peligro.

    Después, se cambió por completo el guión y las que presionaban eran las pupilas de Carmen Escribano. Así, tras una recuperación en media cancha el Unami montó un contraataque de tres para dos que culminó en gol Guti desde la derecha, con un lanzamiento entre las piernas de la portera.

    Las locales se vinieron arriba tras el 2-1, continuando con la defensa muy adelantada y creando ocasiones que no se convertían en el tercer gol. Las más claras las tuvieron Cris, que se escapo sola por la izquierda, pero se adelantó demasiado el balón y la portera estuvo más rápida; y Adela, en una jugada parecida a la del tanto de Guti, solo que esta vez la guardameta visitante fue la que acertó.

    Tras el descanso el Majadahonda salió muy fuerte, finalizando tres ataques consecutivos. Suya fue la posesión del balón, con la ocasión más clara en las botas de Pilu, a la madera.

    Después de un acelerón del Unami –rondando el ecuador de la segunda parte– llegó el minuto loco del partido, el 32, donde se sucedieron tres goles consecutivos: el 2-2 de Jessica, el 3-2 de Guti y el 3-3 de Marta Rodríguez.

    Desde entonces y hasta el final, el encuentro pudo caer del lado de cualquier equipo, si bien fueron las segovianas quienes tuvieron un mayor número de ocasiones.