El ‘rebelde’ Lass y Khedira podrían jugar en un Madrid vestido de rojo

    Los ‘merengues’ viajan a Zagreb con la ilusión de coger pronto el liderato del grupo

    1

    El Real Madrid inicia hoy (20,45 horas) en Zagreb, y de rojo, el décimo asalto a la Copa de Europa, competición en la que sigue siendo el club más laureado, pese a que se le resiste desde 2002, y después de haber alcanzado la pasada campaña las semifinales donde cayó ante el luego campeón FC Barcelona. La recuperación de Khedira y la entrada en la convocatoria del díscolo Lass son las principales novedades de la escuadra de Chamartín.

    El inolvidable duelo que enfrentó a los dos colosos del fútbol español podría repetirse esta campaña, aunque el objetivo es que sea en la final de Múnich, pero antes tendrán un largo camino por delante que para el Real Madrid comienza en el estadio Maksimir, donde su técnico, José Mourinho, no estará en el banquillo, debido a las quejas que esgrimió contra el Barça por las supuestas ayudas que recibe.

    El periplo hasta el 19 de mayo será largo, pero el conjunto blanco afronta ilusionado este reto para el que vuelve a ser uno de los grandes candidatos, comenzando por superar un grupo que parece accesible, donde su primer rival será un Dinamo de Zagreb que regresa a la competición europea 12 años después.

    Tras superar la pasada campaña la racha de seis eliminaciones consecutivas en los octavos de final, el equipo afronta la competición sin viejos fantasmas y con el título como objetivo, para lo que todo pasa por comenzar con un triunfo para mantener, además, su buena marcha a domicilio.

    Enfrente tendrá a un conjunto balcánico que participó por última vez en la fase de grupos en la campaña 1999/2000, y que regresa a la máxima competición europea en un duelo inédito que encara con ganas de agradar a su público y de hacer sufrir a uno de los favoritos a la corona.

    Tras ser eliminado en sus últimas cinco participaciones en Champions en la tercera ronda de clasificación, los croatas superaron las rondas para volver a la elite europea a costa del Neftçi, el Helsinki y el Malmoe.

    De cara al encuentro, su preparador, Krunoslav Jurcic, cuenta con varias bajas, como las de los lesionados Arijan Ademi, Mehmed Alispahic o Igor Biscan y los sancionados Sime Vrsaljko y Josip Simunic, que tiene un partido pendiente de su anterior etapa en el Hertha de Berlín.

    Su ausencia será un quebradero de cabeza para el equipo croata que ha comenzado la campaña con gran solidez. Así, sumaba pleno de seis victorias en otros tantos partidos, y viene de empatar a domicilio ante el HNK Hajduk Split (1-1), su gran rival por el título.

    Además, en ese partido encajó su primer gol de la campaña doméstica (en la que ha sumado 17). Otro dato: no conoce la derrota este año en su propio feudo.

    Afortunadamente para los españoles, cuentan con un ‘abrelatas’ de lujo: Karim Benzemá, que está cuajando un gran estreno de campaña -y de pretemporada, donde deslumbró-, lo mismo que Cristiano Ronaldo, y que en la máxima competición europea se crecen y serán decisivos.

    Junto a ellos, Mourinho, que verá el choque desde el lujoso Hotel Regent Esplanade, deberá decidir si apuesta por el once del sábado, que, pese a ganar al Getafe, no le gustó, por lo que no descartó cambios, con el posible regreso de Khedira, mientras que no estarán los lesionados Kaká, Sahin y Altintop.

    A título anecdótico, conviene reseñar que el Madrid, que hoy pondrá a la venta su segunda equipación en Europa, solo ha jugado de rojo en tres ocasiones, con dos empates (PSV y Dinamo de Kiev) y una derrota (Cardiff).