El Nava repite la historia y vuelve a dejar escapar el partido

    Los naveros desperdiciaron una ventaja de 4 goles y cayeron por un tanto encajado a falta de 13 segundos en la cancha del Meridiano Antequera

    El Viveros Herol Balonmano Nava parece estar abonado a los finales de infarto y, una jornada más, salió la cruz de la moneda y volvió a caer derrotado por un solo gol (28-27), encajado a falta de 13 segundos para acabar el partido, en la cancha del Meridiano Antequera.

    Fue un encuentro muy irregular por parte de los visitantes, ya que no supieron manejar el ritmo del partido y fallaron varios lanzamientos a puerta, a lo que hay que sumar algún que otro regalo en forma de pérdida de balón, que trajo consigo los contragolpes malagueños.

    De esta manera, la primera parte transcurrió con igualdad, con varias actuaciones acertadas del guardameta navero Yeray Lamariano, y ninguno de los dos equipos sin conseguir escaparse en el marcador.

    En la faceta anotadora destacó por encima de todos un imparable David Fernández. El lateral zurdo del Viveros Herol Nava mantuvo a flote a los suyos con sus goles, marcando 8 en la primera mitad, siendo el máximo anotador del choque con un total de 12 dianas.

    Precisamente, el internacional navero fue el encargado de cerrar los primeros 20 minutos con ventaja de dos goles para el Nava (12-14).

    Pero, a la vuelta de los vestuarios, los malagueños devolvieron la igualdad en el electrónico, en un inicio de la segunda parte en el que los segovianos estuvieron más entonados.

    Así, los naveros alcanzaron una máxima ventaja de cuatro tantos (21-25) cuando restaban ocho minutos y medio para el final. Pero los antequeranos igualaron el marcador en cuestión de cuatro minutos, para ponerle emoción a la recta final.

    De esta manera, en el último tramo del encuentro se produjo un intercambio de goles para llegar al 59 con empate a 27. Seguidamente Ismael Villagrán sufrió una exclusión, y poco después —tras un tiempo muerto del Meridiano Antequera— fue Bertos quien consiguió el gol de la victoria local.

    Aún quedaba tiempo para una jugada de ataque más para los naveros, con igualdad numérica sobre la pista tras la exclusión de Bertos. Pero esta vez no fue la tarde del milagro para los de Álvaro Senovilla, que vieron cómo se les escapaba el partido de las manos en un suspiro.