El Atlético sufre para sentenciar la eliminatoria ante un duro Hospitalet

El equipo de Simeone no logró materializar sus ocasiones de gol hasta la segunda parte

0

El Atlético de Madrid tomó ventaja en el partido de ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey tras imponerse (0-3) al C.E. L’Hospitalet, que se desinfló en la segunda parte, cuando encajó todos los goles colchoneros, obra de Griezmann, Gabi y Cristian ‘Cebolla’ Rodríguez.

El equipo del ‘Cholo’ Simeone no se distrajo tras varios días convulsos en la entidad rojiblanca y sacó su versión más trabajadora para solventar la eliminatoria sobre la hierba artificial del campo catalán. La Feixa Llarga no vistió sus mejores galas, pero sí disfrutó con la visita del vigente campeón de Liga.

Los madrileños, que comenzaron algo flojos, fueron mejorando con el paso de los minutos, sobre todo cuando Cerci y Raúl Jiménez fueron entrando en calor. La inédita dupla de delanteros no marcó, pero sí demostró buenos movimientos. De hecho, apunto estuvo de anotar el mexicano en un par de ocasiones.

La ocasión más clara en la primera mitad la firmó el ‘Cebolla’ con un disparo lejano, mientras que los locales protestaron un posible penalti sobre Bueno a la media hora del envite. Sin cambios en el marcador, el partido se reanudó en la segunda parte con diferente guión, sobre todo por la entrada de Antoine Griezmann, autor del primer gol del choque.

Jesús Gámez sacó un centro exquisito desde el lateral derecho y el ariete francés, con la cabeza, colocó el 0-1. En el equipo de Kiko Ramírez fue Luque el más destacado del segundo asalto gracias a su fuerza en los últimos metros. El jugador del ‘Hospi’ lo intentó sin suerte desde la frontal cuando apenas restaban 10 minutos.

Mientras tanto, el Atlético vio cómo le anulaban un gol a Giménez —que era legal— y amplió su renta con un penalti cometido sobre Cerci. El capitán Gabi no falló y dejó sentenciada la eliminatoria. Ya en último minuto, Cristian Rodríguez enganchó el cuero desde la frontal y anotó un soberbio golazo que supuso el pitido final. Victoria trabajada que permite al conjunto del ‘Cholo’ Simeone afrontar el encuentro de vuelta dentro de dos semanas con ese punto de tranquilidad que los ‘grandes’ tanto ansían cuando encaran la competición del KO y, también denominada tradicionalmente, de las sorpresas.