El Real Madrid vuelve a su fortín ante un Khimki ruso crecido

El equipo blanco viene con ánimo reivindicativo después de encajar su primera derrota en la Liga Endesa en Bilbao, pero se mantiene invicto en el Wizink Center

34
El alero del Madrid, Nicolás Laprovittola, intenta zafarse de Axel Bouteille durante el partido contra el Bilbao Basket.
Publicidad

El Real Madrid recibirá hoy al Khimki ruso en la novena jornada de la Euroliga, que afronta con ganas de reivindicarse tras su derrota en Bilbao y avisado por la progresión de un rival que ha mejorado sensiblemente respecto a otras temporadas y que ocupa el vagón de cabeza.

El equipo blanco viene de encajar su primera derrota en Liga Endesa y cuarta de la temporada entre ambas competiciones, pero se mantiene invicto en el WiZink Center, donde la semana pasada se llenó de moral tras ganar el Clásico europeo y quiere refugiarse para buscar la cuarta victoria seguida en Euroliga.

Después de ocho jornadas, la igualdad en la zona noble de la clasificación es casi total y los ocho primeros conviven en un margen de apenas una victoria de diferencia. Entre los seis que colideran figura el Khimki, aprovechando que su estrella Aleksei Shved ha superado sus problemas físicos y brilla como máximo anotador de la competición con más de 21 puntos por partido.

Falta de altura

Entrenado por un exjugador del Real Madrid como Rimas Kurtinaitis, el otro gran peligro del equipo ruso es el pívot Devin Booker, que suple su ‘falta’ de altura (2,05 metros) con el acierto exterior. El estadounidense acumula un 10/13 en triples en sus últimas apariciones de Euroliga y obligará a Walter Tavares a un esfuerzo extra en defensa.

Además, también destacan el exNBA Jonas Jerebko o el exbaskonista Janis Timma en un Khimki cuyas dos únicas dos derrotas llegaron a domicilio, ante el CSKA Moscú y el Estrella Roja. Dos de los otros colíderes actuales, Barça y Maccabi Tel Aviv, ya han sucumbido en la capital española y el Real Madrid quiere repetir faena.

Pablo Laso sigue sin poder contar en el juego interior con los lesionados Felipe Reyes y Salah Mejri, pero ya tiene de vuelta a Trey Thompkins, que debutó esta temporada en Bilbao e incluso fue el encargado de lanzar el tiro sobre la bocina que podría haber dado la victoria a su equipo.