Zidane sienta a Benzema en busca del gol

El entrenador francés optó por sustituir a su referente ofensivo ante el Betis para no “modificar el sistema” y juntarle con Jovic

23
Karim Benzema intenta tirar a portería en el partido ante el Betis, con la oposición de Álex Moreno. / EFE
Publicidad

El Real Madrid desperdició la oportunidad de ser líder en solitario de la Liga Santander por su falta de gol ante el Betis con Zinedine Zidane respondiendo sentando a su referente, Karim Benzema, en un duelo que dejó el lamento por una mano de Feddal dentro del área no señalada y la mejoría de Hazard.

Por cuarta vez en la temporada, la primera en el estadio Santiago Bernabéu, el Real Madrid se quedó a cero. Pólvora mojada en sus futbolistas desde que el colegiado anulase el tanto a Hazard por fuera de juego.

Hasta 22 remates, siete de ellos ante un inconmensurable Joel Robles que impidió que siete meses después el equipo de Zinedine Zidane ganase tres partidos consecutivos. A los ratos de buen fútbol en las dos partes tan solo le faltó la pegada.

Precisamente ante el Betis fue la última ocasión en la que la afición madridista no había podido celebrar un tanto en su estadio, el pasado 19 de mayo, con un 0-2 en la última jornada de la pasada Liga. Los delanteros no estuvieron certeros en el remate, la llegada de segunda línea se rebajó sin Fede Valverde y desde la defensa se incorporó un Mendy que perdonó la ocasión más clara en un mano a mano.

Necesitaba un tanto el Real Madrid en su último arreón, cuando Zidane tomó una decisión que llamó la atención: sentó a Benzema para dar entrada a Luka Jovic, que venía de firmar su primer tanto como madridista frente al Leganés.

Decidió el técnico francés no correr más riesgos modificando el sistema para acabar juntando a dos nueves en el campo y no le salió bien. Sacrificó a su jugador más inspirado en el remate, autor de siete goles en la Liga, ante la sorpresa del madridismo. Posteriormente explicó que no había molestias en uno de sus jugadores predilectos. Solo dos cambios y uno para sentar a su referente goleador.

Mejoría de Hazard

Los minutos que van cogiendo sus piernas, el fondo físico que va adquiriendo a base de partidos, van incrementando la confianza de un Eden Hazard que ya asume riesgos en sus decisiones y deja ver el jugador que encandiló al mundo del fútbol en el Chelsea. Ante el Betis apareció con más continuidad y desequilibró, firmó un gran gol que fue anulado y se acercó un paso más a la mejor de sus versiones. Aún no es decisivo, labor para la que fue fichado como nuevo líder del proyecto, pero está a un paso de serlo.

Con Hazard indiscutible en la banda izquierda, Zidane inventó algo para que Vinicius no sumase otro encuentro sin minutos y confirme que su crecimiento se ha estancado. Lo ubicó en la derecha, sustituyendo al jugador que le ha quitado el puesto en el once, su compatriota Rodrygo, y ante un rival desgastado por el esfuerzo dispuso de la oportunidad de brillar y acabar llevándose todo el protagonismo.

Sin embargo, el brasileño no tiene suerte ante el gol. Remató con potencia, sin confianza para apostar por la colocación en la definición, y sus dos ocasiones claras para dar el triunfo se las sacó Joel con las piernas.