Valverde luce arcoíris

El murciano gana su primera etapa en esta Vuelta en Mas de la Costa y Miguel Ángel López recupera el liderato de una general reservada a cuatro, con Roglic y Quintana

25
Alejandro Valverde celebra su triunfo en la explosiva meta de Mas de la Costa. / EFE
Publicidad

El español Alejandro Valverde (Movistar Team) ganó la séptima etapa de la Vuelta a España, disputada entre Onda y Mas de la Costa sobre 183,2 kilómetros, en un durísimo final sobre muros de cemento en los que lució su maillot arcoíris para ganar a Primoz Roglic, Nairo Quintana y a Miguel Ángel López (Astana), de nuevo líder de la carrera.

Del cuarteto de lujo que llegó a las correosas rampas de este puerto corto pero infernal, Valverde fue el más discreto, quien más dejó hacer, hasta que a 200 metros de la meta atacó para firmar un triunfo ‘made in Bala’ que, además, le sitúa tercero en la general provisional.

Su compañero Nairo Quintana parecía tener piernas como para hacer un ataque largo y abrir hueco, pero no dio continuidad a sus cambios de ritmo constantes. Quizá porque vio que quien más sufría era Valverde, con Roglic y ‘Superman’ López atentos a sus movimientos.

Nairo frenó, pensando en el equipo y en no dejar en fuera de juego a un Valverde que aprovechaba cada parón para coger aire y para volver a formar el cuarteto. O bien Quintana no tenía lo necesario para descolgar a sus rivales y llegar con oxígeno a la pared vertical final por encima del 20 por ciento de pendiente.

Así, con Roglic y López dejándose ver en cabeza pero para tantear el terreno, más que para hacer un ataque que no se produjo, llegaron los cuatro juntos a la parte decisivo. Valverde, ‘perro viejo’, cogió el interior de las curvas y subió mirando hacia atrás, hasta que a falta de unos 200 metros cambió el ritmo, a 150 apretó los dientes y se llevó con él a Roglic, que fue incapaz de superarle.

Valverde, brazos abiertos dejando lucir su maillot arcoíris de vigente campeón del mundo, le ganó el pulso al potente ciclista esloveno, que entró con el mismo tiempo, mientras que Miguel Ángel López y Nairo Quintana entraron a 6 segundos. El quinto, ya lejos, fue un Rafal Majka (BORA-Hansgrohe) que cedió 42 segundos en meta, con Ion Izagirre (Astana) sexto a 48 segundos.

Miguel Ángel López, que cedió el liderato en la anterior etapa a un Dylan Teuns (Bahrain-Merida) que se fundió ya en el penúltimo puerto, vuelve a vestir el maillot rojo de líder con 6 segundos de margen sobre Primoz Roglic, 16 sobre Valverde y 27 sobre Nairo Quintana, cuarto también en la etapa.

Queda mucha carrera y hay cuatro corredores en un puño para dar más emoción a esta Vuelta que ha tenido otra etapa explosiva. En ella hubo una fuga formada por diez corredores, después de muchos intentos previos de escapada anulador por el pelotón. El líder de la montaña Ángel Madrazo (Burgos BH) fue uno de esos damnificados por el pulso inicial del grupo, aunque mantiene el maillot pese al empeño de Sergio Henao (UAE-Team Emirates).

Al final, de la fuga que sí cuajó, llegaron a pie del puerto final, un Mas de la Costa de 4,1 kilómetros al 12,3 por ciento de pendiente media y rampas del 25 y 20 por ciento, tanto Philippe Gilbert (Deceuninck-Quick Step) como Sergio Henao, pero con apenas unos segundos de ventaja que hicieron que les engulleran rápido. Una etapa que no terminó Tejay Van Garderen (EF), con un dedo fracturado por la caída de la jornada anterior.

La octava etapa se disputará hoy entre Valls e Igualada sobre 166,9 kilómetros. Una etapa catalana con subida incluida al Puerto de Montserrat, de segunda categoría, a 27 kilómetros de una meta que podría ser para una fuga o para un esprint si Montserrat no se sube a ritmo de lucha por la general.