Valverde conquista a Zidane y al Bernabéu

El medio uruguayo, apuesta del técnico galo tras el fallido fichaje de Pogba, ha pasado a tener un papel protagonista en el Real Madrid

1
Fede Valverde, titular en el Wanda Metropolitano ante el Atlético y en el Bernabéu contra el Granada, protege el balón ante la presión de Thomas y Koke. / EFE
Publicidad

Fede Valverde fue una apuesta de Zinedine Zidane, que, para llevarla a cabo, tuvo que tomar medidas antipopulares para el madridismo como la venta de Marcos Llorente y la cesión de Dani Ceballos. El francés siempre apostó por el uruguayo, enamorado de sus virtudes y confiado en su crecimiento continuo, que fortalece el centro del campo del Real Madrid.

Valverde fue la gran sorpresa del once madridista del derbi en el Wanda Metropolitano ante el Atlético de Madrid y va camino de instalarse en él para el Clásico del Camp Nou frente al Barcelona. Se ha ganado un hueco de titular a base de exhibiciones físicas y una explosión de virtudes. Es uno de esos “futbolistas modernos”, como lo define Zidane, que ya han existido en el pasado. Una especie de Frank Lampard o Steven Gerrard. Figuras tan características del fútbol inglés. Expertos del ‘box to box’ (de área a área).

Es un jugador de largo recorrido que exhibe un físico privilegiado. Tiene una zancada larga para aparecer lanzando la presión alta, para mostrar rapidez en el repliegue y robar con poderío. Exhibe descaro para pisar el área rival y mostrarse como opción al remate. ‘El Pajarito’ fue el que más robó ante el Granada, hasta nueve balones, y asistió. Se ha ido quitando la timidez de encima y sus prestaciones se han multiplicado.

Puso con un pase al espacio el gol a Eden Hazard y realizó el robo que dio paso al tanto de Luka Modric. De golpe se ha convertido en un futbolista importante para Zidane, modificando su rol de secundario, dejando en el banquillo a jugadores del historial del propio Luka Modric o James Rodríguez.

“Es un jugador moderno, de los que siempre avanzan y con un recorrido impresionante”, señala Zidane. “No solo en ataque, también en defensa. Lo que él hace en el campo es importante hacerlo hoy en día. Lo está haciendo bien y me alegro por Fede porque está jugando por merecimiento”, añadió el técnico francés, su gran valedor.

Valverde sale al campo cada partido con el objetivo de dar todo lo que tiene. “Trato de aportar lo mío, lo que sé, pero me queda seguir mejorando. El míster me pide que presione, tengo físico para hacerlo y siempre que pueda lo voy a hacer. Hasta que me revienten las piernas, voy a hacerlo”, asegura.

Apoyo del Bernabéu

Esa entrega ha enamorado al público del Santiago Bernabéu, que no casa con el que negocia esfuerzos y siempre fue defensor del que se deja el alma, como el centrocampista uruguayo.

En sus primeras apariciones en el primer equipo se le catalogó como sustituto de Casemiro. Y podrá serlo en Mallorca, tras el parón liguero, si Zidane quiere proteger al brasileño tras ver cuatro amarillas y estar amenazado de sanción para el Clásico, pero la verdadera posición de Valverde es la de interior. Disfruta con mayor libertad táctica para correr arriba y abajo, sin estar anclado como el medio centro que da equilibrio al equipo y tapa los espacios de sus compañeros con coberturas.

A Zidane no le llegó su fichaje deseado, Paul Pogba, y descartó otros nombres que le ofrecieron desde la directiva. En su mente estaba Fede Valverde y su progresión. Un futbolista que le ha conquistado y que se ha convertido en su apuesta personal.