Sudáfrica supera a Gales y se cita con Inglaterra en la final

Handré Pollard, infalible, guía a los 'Springboks' con 14 puntos (16-19)

10
Handré Pollard, infalible en los tiros a palos, anotó 14 puntos. / EFE
Publicidad

La selección de Sudáfrica derrotó en el Estadio de Yokohama a Gales (16-19) en la segunda de las semifinales del Mundial de rugby de Japón, en un duelo intenso y protagonizado por las defensas, y se cita con Inglaterra en la lucha por el título, en la repetición de la final de 2007 que se llevaron los ‘Springboks’.

Ambos combinados marchaban empatados (16-16) cuando restaban apenas cinco minutos para el final; fue entonces cuando emergió la figura del apertura Handré Pollard, infalible a palos —anotó 14 de los 19 puntos de los suyos— y que transformó desde 35 metros para darle la victoria al cuadro africano.

Las defensas marcaron un primer tiempo en el que el marcador solo se movió con los lanzamientos de penalti, tres para Pollard y dos para el galés Dan Biggar que permitían a los ‘Springboks’ llegar con una pequeña renta al descanso (6-9).

Sin George North, víctima de la dureza del duelo, los ‘Dragones Rojos’ igualaron la contienda en la reanudación gracias a un nuevo penal de Dan Biggar, aunque pronto el jugador de origen español Damian de Allende frustró el empuje galés al superar la 22 rival y posar el único ensayo de Sudáfrica, seguido de la transformación de Pollard.

Sin embargo, Gales respondió con un ensayo de Josh Adams y la conversión de Halfpenny, que volvían a establecer la igualdad. A falta de cinco minutos, Pollard transformó otro golpe de castigo para llevar a los ‘Springboks’ a su tercera final.

Así, Sudáfrica buscará el 2 de noviembre su tercer título, tras los de 1995 y 2007, en la que será la reedición de su última final, donde dejaron sin opciones al combinado inglés (15-6) en el Stade de France de París.

Enfrente tendrán a un ‘XV de la Rosa’ que dio la sorpresa del torneo al arrollar y eliminar a la principal favorita, Nueva Zelanda (19-7). Ahora, los de Eddie Jones tratarán de repetir su único éxito en la competición, el de 2003, cuando se impusieron a Australia (20-17).