Sudáfrica alecciona a Inglaterra y suma su tercer Mundial

Los 'Springboks' desgastan al 'XV de la Rosa' y rematan la final con dos ensayos (12-32) • Igualan en títulos a Nueva Zelanda tras los sumados en 1995 y 2007

13
El capitán sudafricano, Siya Kolisi, levanta la copa del mundo. / EFE
Publicidad

La selección de Sudáfrica se proclamó campeona del mundo de rugby después de vencer en la final disputada en el Estadio de Yokohama a Inglaterra (12-32), un resultado que le permite alzar su tercer título mundial e igualar en el palmarés a Nueva Zelanda, que le cede el cetro.

El combinado africano trabajó su triunfo durante 60 minutos, liderado por un Duane Vermuelen que terminó como MVP del partido, para sentenciarlo en el último cuarto de hora con dos ensayos que le encaminaron hacia su tercer entorchado, tras los logrados en 1995, en su país ante Nueva Zelanda, y en 2007, precisamente ante los ingleses en el Stade de France de París.

Y es que el ‘XV de la Rosa’, que en semifinales había dado la sorpresa al eliminar al campeón defensor Nueva Zelanda y que llegaba como favorito a la cita, fue siempre a remolque en un encuentro en el que acusó la presión asfixiante de los ‘Springboks’ y en el que sufrió un duro revés nada más comenzar.

Después de que el apertura Handré Pollard errase un golpe de castigo, Kyle Sinclair se quedaba fuera de combate tras sufrir un fuerte golpe, quedando inconsciente durante algunos segundos, al intentar parar a Makazole Mapimpi.

Mientras Inglaterra se recuperaba del incidente, Sudáfrica aprovechaba el aturdimiento para anotar los tres primeros puntos, obra de Pollard, aunque Owen Farrell igualó a los 23 minutos al concretar otro golpe de castigo (3-3). Los mismos protagonistas llevaron el duelo a empate a 6, antes de que los de Rassie Erasmus comenzasen a distanciarse en el marcador.

Dos nuevas patadas de Pollard permitieron a los sudafricanos marcharse con ventaja a vestuarios, y fue el propio apertura el que, casi desde el medio del campo, aumentó la renta a los cinco minutos de la reanudación (6-15). Farrell frenó la sangría (9-15) y, cuatro minutos más tarde, pudo poner a su equipo a tres, pero falló un lanzamiento lejano y escorado.

De nuevo Pollard anotó para poner el 9-18, e Inglaterra respondió para el 12-18, dando nuevas muestras de confianza. Sin embargo, fue el comienzo del fin para el ‘XV de la Rosa’; a los 26 minutos del segundo tiempo, el ala Makazole Mapimpi logró el primer ensayo del partido y Pollard no falló en la conversión (12-25).

Los de Erasmus ya habían desarmado al combinado inglés, y solo quedó rematarlo; Cheslin Kolbe posó superada la media hora el segundo ensayo de los sudafricanos, y Pollard volvió a acertar para subir el definitivo 12-32 al luminoso.

Siya Kolisi, primer capitán de los ‘Springboks’ de raza negra en ganar un Mundial, alzó el trofeo al cielo de Yokohama. “Tenemos muchos problemas en nuestro país, tenemos diferentes culturas, razas… pero hemos demostrado que somos capaces de cualquier cosa si trabajamos juntos”, señaló Kolisi emocionado tras el encuentro.

Con ello, Sudáfrica alcanza su tercer Mundial, los mismos que los míticos ‘All Blacks’, aunque a diferencia de los neozelandeses, los ‘Springboks’ no disputaron los dos primeros torneos (1987 y 1991).