El entrenador del Atlético de Madrid, Diego Pablo Simeone, durante un entrenamiento. / EFE
Publicidad

Diego Pablo Simeone cumplirá el próximo sábado ante el Sevilla 300 partidos ligueros dirigiendo al Atlético de Madrid, una cifra redonda en la competición doméstica que llega en un contexto de dudas en cuanto al juego y los resultados del conjunto rojiblanco, un nuevo desafío para el técnico argentino. De solución urgente para un equipo que caminaba a la deriva en diciembre de 2011 —décimo con 22 puntos en 17 jornadas y eliminado de la Copa del Rey por un Segunda ‘B’, el Albacete—, a ganar esa misma temporada la Liga Europa y encadenar un periplo triunfador de ocho títulos, mucho ha cambiado la vida del Atlético con Simeone.

“Nos gusta un equipo agresivo, un equipo fuerte, aguerrido, contragolpeador. Lo que nos llevó a los atléticos a identificarnos con esta gloriosa camiseta”, dijo en su presentación, en el antiguo Vicente Calderón, en diciembre de 2011.

Esas señas de identidad, y no otras, son las que ha conseguido consolidar durante estos casi ocho años en la entidad rojiblanca, dos finales de la Liga de Campeones perdidas incluidas y un traslado de estadio, del Vicente Calderón al Wanda Metropolitano, transitado con éxito, con los últimos dos títulos tras ese hito.

Convertido en el segundo entrenador de la entidad por número de partidos entre todas las competiciones (434, solo por detrás de los 611 de Luis Aragonés, el ‘Sabio de Hortaleza’), tras el duelo en el Sánchez Pizjuán, Simeone ingresará en un distinguido club: el de los entrenadores con 300 partidos o más en la Liga española.

Una sociedad con menos de 40 miembros en los 90 años de historia de la competición liguera, que también comanda Luis Aragonés (757 duelos dirigidos entre el Atlético, Betis, Barcelona, Espanyol, Sevilla, Valencia, Oviedo y Mallorca) y en la que pocos técnicos han alcanzado las tres centenas solo con un club: entre ellos, el holandés Johan Cruyff, cuyos 300 duelos ligueros con el Barcelona y su ‘Dream Team’ serán igualados el sábado por Simeone.

Momento mejorable

Sin embargo, no llega el tercer centenario liguero en el mejor momento para el técnico rojiblanco. Su situación no es crítica atendiendo a los números, cuarto en la tabla clasificatoria a dos puntos del líder, el Barcelona, y uno del segundo, el Real Madrid, aunque ambos tienen un partido menos —el ‘Clásico’ aplazado para el 18 de diciembre—, pero es muy mejorable en las sensaciones.

Aunque sus números —cinco victorias, cinco empates y una derrota en once partidos—, son idénticos a los de la temporada pasada a estas alturas, y no tan lejanos de los de hace dos campañas (seis triunfos y cinco empates), la imagen es que este Atlético es, a día de hoy, menos capaz de generar peligro en la portería rival.

Los once goles marcados en las mismas jornadas, a un gol exacto por encuentro, refuerzan esa percepción, aunque también la inscriben en una tendencia decreciente: el curso pasado llevaba 13 tantos en la undécima jornada, y en la campaña anterior marcó 16 a estas alturas del campeonato.