Roglic arrasa en la contrarreloj y Landa se hunde

El ciclista español cede tres minutos más y Nibali se queda como principal alternativa al esloveno del Jumbo-Visma

39
Primoz Roglic, durante la segunda contrarreloj del Giro 2019. / EFE
Publicidad

El ciclista esloveno Primoz Roglic (Jumbo-Visma) se ha impuesto este domingo en la novena etapa del Giro de Italia, una crono individual de 34,8 kilómetros entre Riccione y con final en alto en San Marino, en una jornada que ha castigado a muchos de los favoritos que en la que el italiano Valerio Conti (UAE-Team Emirates) ha retenido la ‘maglia rosa’ de líder de la general.

Con un tiempo de 51:52, a una media de 40 km/h, Roglic se exhibió bajo el aguacero que recibió a los corredores en San Marino, adjudicándose además su segunda victoria de etapa tras la lograda en la jornada inaugural, precisamente la primera contrarreloj de la ronda transalpina.

Solo Vincenzo Nibali (Bahrain-Merida), cuarto del día, respondió al golpe del esloveno, cediendo solo 1:05, mientras que muchos de los favoritos, como Mikel Landa (Movistar) -a 3:03-, se dejaron tiempo en vísperas de la primera semana de alta montaña, que comenzará el viernes.

La omnipresencia de la lluvia, que arreció una vez salieron más de la mitad de los participantes, complicó el desarrollo de una etapa con un perfil durísimo, con unos últimos 2,5 kilómetros de pendiente del 6% que castigaron a muchos de los aspirantes al estilo del cercano ‘Museo de la Tortura’ de San Marino.

El belga Victor Campenaerts (Lotto-Soudal), que hace un mes batía el récord de la hora, estableció el primer gran tiempo de referencia (52:03), y los rivales empezaron a caer. El colombiano Miguel Ángel López (Astana), que en la contrarreloj inaugural fue cuarto, acusó en exceso el recorrido y un pinchazo en una rueda y cedió 3:45.

También el británico Simon Yates (Mitchelton-Scott), que se dejó 3:11, cayó en la trampa sanmarinense que, tuvo en el español Mikel Landa (Movistar) a otra de sus principales víctimas (3:03). Otro de los compañeros de equipo del vasco, el ecuatoriano Richard Carapaz (Movistar), encajaba mejor el golpe, a 1:55.

El único capaz de destronar el tiempo de Campenaerts y volar bajo el impresionante chaparrón que acompañó a los últimos corredores fue Roglic, que cruzó la meta en 51:52 para volver a presentar su candidatura al Giro.

El español José Joaquín Rojas (Movistar), que llegaba a la etapa como segundo de la general, terminó a 4:35 del ganador y bajó hasta la cuarta plaza -a 2:33- de una clasificación que continuará liderando Conti, que a pesar de dejarse 3:34 pudo conservar la ‘maglia rosa’. Ahora, Roglic se queda a 1:50 del líder, mientras que el francés Nans Peters (AG2R-La Mondiale) es tercero a 2:21.

Este lunes se vivirá la primera jornada de descanso de la ronda transalpina, antes de retomar la competición el martes con la décima etapa, de 145 kilómetros y con perfil completamente plano entre Ravenna y Módena.