El Real Madrid no quiere perder la oportunidad de estar entre los grandes equipos del continente europeo.
El Real Madrid no quiere perder la oportunidad de estar entre los grandes equipos del continente europeo. / EFE
Publicidad

El Real Madrid intentará sentenciar hoy (21.00 horas) su presencia en la ‘Final Four’ de la Euroliga que acogerá Belgrado a mediados de mayo batiendo en el cuarto partido del play off de cuartos de final a un Panathinaikos que ya ha dejado claro que no va a poner ningún tipo de facilidades. El conjunto madridista se puso por delante 2-1 en su serie tras llevarse el triunfo este miércoles (81-74) en un duro encuentro marcado por el retorno de Sergio Llull tras ochos meses y medio fuera de las pistas y por las acciones finales de Jaycee Carroll.

Ahora, los de Pablo Laso no quieren desaprovechar su segundo partido en el WiZink Center para meterse en su quinta ‘Final Four’ en los últimos seis y evitar lo que sería un más que incómodo quinto partido en el ‘infierno’ del OAKA a donde no renuncian volver los de Xavi Pascual, que amenazaron con recuperar el ‘factor cancha’ antes de no manejar bien los minutos finales donde el jugador Carroll fue decisivo con un ‘3+1’.

Por ello, el Real Madrid sabe lo que le espera hoy. El ‘PAO’ elevará seguramente su nivel defensivo avalado por su potente físico, lo que le permitió en el tercer encuentro responder a los arreones locales. Además, el equipo ateniense controló el rebote e hizo daño en el tablero local con 12 rechaces, aspecto a controlar por los madridistas para poder imponer su ritmo.

Del mismo modo, deberá frenar a un Nick Calathes que fue el mejor de los suyos y que por momentos manejó el partido a su antojo, pero que necesitará más acompañamiento de sus compañeros, sobre todo de un Mike James que está lejos de su mejor versión ofensiva.

En el Real Madrid, Sergio Llull demostró con casi 20 minutos que está recuperado aunque, salvo chispazos, le faltó acierto en ataque como a un Luka Doncic que sigue lejos de su mejor versión en las pistas de baloncesto, necesaria en el momento álgido de la temporada.