Pogacar exhibe potencial y Quintana asalta el rojo

Otro aguacero y el 'sterrato' frenan los ataques de Miguel Ángel López

8
Tadej Pogacar celebra su victoria en Cortals D' Encamp. / EFE
Publicidad

El esloveno Tadej Pogacar (UAE Team Emirates) ganó la novena etapa de la Vuelta a España, disputada sobre 94,4 kilómetros entre Andorra la Vella y el alto de Cortals d’Encamp, merced a un final bajo granizo y que sirvió al colombiano Nairo Quintana (Movistar Team) para situarse líder de la clasificación general.

Pogacar venció en una intensísima jornada montañosa y con los ‘gallitos’ atacándose a cada pequeña oportunidad. La fuerte lluvia del desenlace, con dos horas y media ya sobre la bicicleta, no asustó al propio Quintana ni a su compañero Alejandro Valverde para incordiar a quien más lo intentaba, Miguel Ángel López (Astana).

De entre los favoritos, que perseguían a unos pocos supervivientes de la principal escapada del día, ‘Superman’ López había firmado un sólido ataque a 19,3 kilómetros de la meta. Sin embargo, su compatriota Quintana y el murciano del maillot arcoíris dieron la réplica, acompañados del esloveno Primoz Roglic (Jumbo-Visma).

El peor parado a esas alturas era el también colombiano Esteban Chaves (Mitchelton-Scott), víctima de un pinchazo en una rueda y que le hizo ceder tiempo, mientras que por delante se decidía la victoria y los puestos de honor antes de afrontar hoy el primer descanso en esta Vuelta.

Así, Chaves no estuvo en la pelea que se desató tras atravesar el Coll de la Gallina (de categoría especial) y pasar por el Alto de la Comella (segunda cat.). Cuando los corredores, testigos de cómo el cielo se oscurecía sobre sus cascos, llegaron al kilómetro 83,8 para el Alto de Engolasters (2ª), Quintana dio otro arreón y mostró sus cartas.

Aunque por delante aguantaba ‘Superman’ López, éste se desinflaba conforme la meta de Cortals d’Encamp se acercaba. La tormenta arreció e incluso se perdió la señal televisiva estándar, al tiempo que Valverde y Quintana le daban caza. Otro telefónico, el español Marc Soler, aprovechó la coyuntura para atacar justo al lado de Pogacar.

Enfado de Soler

El esloveno no era una amenaza para el Movistar en la clasificación general, así que sus directores decidieron frenar a Soler y favorecer con ello las opciones de Quintana. Pogacar aceleró y cruzó la meta victorioso, con 23 segundos de ventaja respecto al nuevo portador del maillot rojo.

A rebufo de Quintana, Roglic demostró que no es una causa perdida y terminó tercero, a 48 segundos del ganador de etapa y en compañía de Valverde. Detrás de ellos llegó Soler, ligeramente molesto, y todos juntos vieron cómo ‘Superman’ concluía la etapa algo magullado.

El ‘sterrato’ de los últimos kilómetros le había pasado factura y una caída ahí provocó que se le escapara el liderato, que ahora le queda a 17 segundos.