Rafael Nadal devuelve la pelota durante el partido jugado ante su compatriota Roberto Carballés Baena.
Rafael Nadal devuelve la pelota durante el partido jugado ante su compatriota Roberto Carballés Baena. / EFE
Publicidad

El tenista español Rafa Nadal se clasificó para los octavos de final del Barcelona Open Banc Sabadell-66 Trofeo Conde de Godó, puntuable para la ATP y que se disputa sobre tierra batida, tras derrotar a su compatriota Roberto Carballés por un doble 6-4, en un día marcado por las despedidas del serbio Novak Djokovic y del japonés Kei Nishikori, dos de sus principales rivales por su lado del cuadro.

Tuvo un estreno trabajado el balear sobre la arcilla roja barcelonesa. El número uno del mundo, a la caza de su undécimo título en el RCT Barcelona, encontró resistencia en el tinerfeño antes de proseguir su buena racha sobre su superficie favorita, donde ya acumula ocho victorias seguidas, todas ellas sin ceder un set todavía.

No estuvo efervescente en su tenis el manacorí, que acusó un tanto el cambio de condiciones, pero sí lo suficientemente sólido para controlar a su rival, campeón en Quito este año y que se marchó de la pista presumiendo al menos de haber sido el que más juego ha arrebatado a Nadal en la última semana, el único capaz de hacerle dos roturas y el que más tiempo en pista le ha aguantado.

Errores aprovechados

Y es que Carballés empezó bien, sacando partido a su agresividad y rompiendo el primer saque del primer cabeza de serie. Sin embargo, no le supo sacar partido a esta ventaja y Nadal equilibró rápidamente el encuentro para ir imponiendo poco a poco su superioridad pese a la resistencia del tinerfeño.

El actual campeón se hizo con cuatro juegos consecutivos y tomó el mando del partido. Con su ‘drive’ comenzó a hacer más daño a su compatriota, que pese a mantener su servicio, no encontró más resquicios en el del número uno del mundo para ceder el primer set.

En el segundo, las tornas se cambiaron. Carballés empezó a sumar más errores y Nadal fue el que rompió rápidamente para ponerse por delante. Sin embargo, el tinerfeño no se vino abajo y encontró su oportunidad para igualar el partido con su segundo ‘break’. Pero como en el primer parcial, concedió su saque al instante y el balear ya no desperdició su ventaja para finquitar el choque.

El siguiente rival de Rafa Nadal será el albaceteño Guillermo García-López, que se benefició de la retirada del japonés Kei Nishikori, doble campeón del torneo. El nipón, finalista ante el balear en el Masters 1.000 de Montecarlo, abandonó su partido después de perder el primer set por 6-3.

Además, el número uno del mundo se vio ‘beneficiado’ también por el inesperado adiós del serbio Novak Djokovic, que siguió sin dar muestras de mejoría y que perdió en su estreno en el Godó ante el eslovaco Martin Klizan por 6-2, 1-6, 6-3.

El de Belgrado, que volvía a la arcilla roja barcelonesa doce años después, no encuentra su mejor tenis y no pudo superar su debut ante un rival incómodo y 140 del mundo, pero semifinalista en 2015 y con más ritmo tras haberse clasificado desde la previa.

Klizan se mostró muy firme y empezó mandando con una rotura para coger ventaja. Djokovic tuvo una única opción de recuperarla, pero no la aprovechó y su rival terminó por sentenciar.