Nadal destroza a Goffin hacia el undécimo Godó

El manacorí continúa su impecable recorrido en tierra batida con un ‘rosco’ en el segundo set y se cita en la final con el pujante Tsitsipas

17
Rafa Nadal devuelve una bola en su partido ante el belga David Goffin.
Rafa Nadal devuelve una bola en su partido ante el belga David Goffin. / EFE
Publicidad

Rafa Nadal logró el pase a la final del Barcelona Open Banc Sabadell-66 Trofeo Conde de Godó al derrotar al belga David Goffin (6-4, 6-0), y buscará ante el griego Stefanos Tsitsipas, verdugo de Pablo Carreño, su undécimo título en la Ciudad Condal.

De esta manera, el balear espera continuar la buena marcha en la temporada de tierra, donde se estrenó con su undécimo Masters 1.000 de Montecarlo, en su undécima final en Barcelona, en donde se ha mostrado imbatible y donde se ha hecho con los títulos en 2005, 2006, 2007, 2008, 2009, 2011, 2012, 2013, 2016 y 2017.

Sin embargo, el número uno del mundo se encontró con un ‘break’ en contra en el primer juego que le hizo entrar en ‘modo alarma’. Así, desterró cualquier relajación para devolverle la rotura en el cuarto y, sin enfrentarse a ninguna bola de rotura más, quebrar el saque de su rival en el décimo juego y llevarse el parcial.

Comenzaba así una racha de ocho juegos consecutivos ganados. Y es que Nadal arrolló a su adversario en la segunda manga, donde no le permitió un respiro y le endosó un ‘rosco’. En la tercera bola de partido, el de Manacor cerró la contienda en menos de una hora y media de juego.

Con esta victoria, Nadal alcanza las 400 en el polvo de ladrillo, que podrían ser 401 si este domingo vence al heleno, número 63 del mundo, al que se enfrentará por primera vez en el circuito.

En la primera de las semifinales, Carreño sucumbió ante la sorpresa del torneo, el griego Stefanos Tsitsipas (7-5, 6-3), que optará a su primer título ATP. Carreño, tras deshacerse en cuartos del segundo cabeza de serie del torneo, el búlgaro Grigor Dimitrov (6-3, 7-6[4]), saltó a la tierra batida barcelonesa consciente de los problemas que entrañaba el tenista heleno, que dio la sorpresa el viernes al derrotar al austriaco Dominic Thiem (6-3, 6-2).

De hecho, Tsitsipas comenzó golpeando primero y poniéndose pronto 3-0 arriba; incluso en el sexto juego tuvo dos ocasiones de rotura para el 5-1, pero el asturiano defendió su servicio. El español esperó al noveno para devolverle el ‘break’ y confirmarlo a continuación.

Sin embargo, el griego, a un nivel soberbio en el torneo, siguió aguantando la presión de ser la revelación en la Ciudad Condal y volvió a quebrar el saque de su adversario en el duodécimo juego para hacerse con la primera manga en unos 50 minutos.

En una segunda manga pareja, Tsitsipas aguardó con paciencia al sexto juego para firmar un nuevo quiebre, que consolidaría poco después con su saque. En el noveno, en su segundo punto de partido, el griego confirmó su victoria y su pase a la final tras vencer en diez sets consecutivos.