Movistar agita la Vuelta y lanza un aviso a Roglic

Quintana aprovecha una fuga para colocarse segundo de la general a 2:24 del líder antes de las jornadas decisivas en el Sistema Central

1
Philippe Gilbert celebra en la meta de Guadalajara su segundo triunfo de etapa en esta edición de la Vuelta. / EFE
Publicidad

El belga Philippe Gilbert (Deceuninck Quick Step) hizo doblete en Guadalajara con un demoledor remate al esprint en la recta de meta ante el irlandés Sam Bennett, en una jornada supersónica y marcada por el viento, disputada a 50,6 kms/hora, que mantuvo al esloveno Roglic de líder y alzó a Nairo Quintana al segundo puesto de la general.

Gilbert, de 37 años, el mejor clasicómano del ciclismo moderno, tiró de experiencia para imponerse con autoridad en la meta de Guadalajara, tras responder a la arrancada lejana de Bennett, el más rápido entre los 26 corredores que formaron la escapada definitiva.

Entre los expedicionarios llegó a 10 segundos de Gilbert el colombiano Nairo Quintana, el mejor clasificado de la fuga, séptimo a 7.43 de Roglic. El retraso de 5.29 minutos en meta del grupo de favoritos dieron la vida al boyacense, con un espectacular salto al segundo puesto de la general a 2.24 de la Roja.

Un movimiento sísmico que azotó el podio en sus plazas secundarias y que pone el interés para la jornada del Sistema Central de hoy. Roglic mantuvo las diferencias después de sobrevivir en solitario en un grupo perseguidor donde el Astana favoreció sus intereses tirando a bloque, evitando que Quintana se pudiera incluso de líder.

Alejandro Valverde cedió su puesto a su compañero y pasó al tercer escalón a 2.48, mientras que el joven esloveno Tadej Pogacar fue desplazado del cajón, ahora cuarto a 3.42 y ‘Superman’ López quinto a 3.55.

Lo pasó mal Roglic, pero comentó en meta que se dedicó a mantener la calma rodando a tope. “La Vuelta es imprevisible y habrá una gran batalla en Madrid y Ávila”. Que se haga a la idea el líder, aislado en la etapa maratón de la 74 edición, la única que pasa de los 200 kilómetros.

Una jornada sin puertos que se disputó a más de 50 por hora y un adelanto en meta superior a la hora. El viento metió el susto en el cuerpo al pelotón. Soplaba a tope en la salida burgalesa y durante 130 kilómetros de costado.

La escapada de 28 hombres fue de gran calado. Allí estaba medio Movistar con Quintana, Luis León Sánchez y Gorka Izagirre del Astana, 7 del Deceuninck, mayoría absoluta, con el ‘zorro’ Gilbert entre medias. Sin embargo, el Jumbo de Roglic no mandó ningún emisario.

La etapa fue una especie de inmensa crono por equipos dividida en dos bloques, un sálvese quien pueda contra el viento y una guerra sin cuartel poco usual en el previsible ciclismo actual. En el segundo grupo Roglic se quedó sin compañeros, lo mismo que Pogacar. Una situación con aroma caótico que libró el líder gracias al trabajo del Astana, tirando con hasta 5 hombres.

“Astana le ha salvado al líder, totalmente”, resumió en meta Alejandro Valverde.

Gilbert, el más listo

En el negociado de la etapa el Deceuninck llevó la voz cantante, con un De Clerq, ‘El Tractor’ imponiendo un ritmo de locura que evitó ataques indeseados. A 2,2 de meta atacó uno de sus hombres, el checo Stybar, pero fue neutralizado por el irlandés Bennett, que arrancó de lejos para llevarse el esprint.

Vio la maniobra Gilbert. Saltó tras su rival, le sobrepasó e igual que hizo en Bilbao levantó los brazos. Era su séptima victoria en la Vuelta y un aviso muy serio sobre su estado de forma para el Mundial del día 29 en Yorkshire.

La Vuelta puede ofrecer sorpresas. Quedan las etapas de Madrid y Ávila. Hoy, la decimoctava etapa llevará al pelotón desde Colmenar Viejo a Becerril de la Sierra a través de 177,5 kilómetros. En el trayecto 4 puertos de Primera: Navacerrada, doble paso por La Morcuera y Cotos, con la cima a 20 de meta.