José Luis celebra un gol en el estado Benito Villamarín.
José Luis celebra un gol en el estado Benito Villamarín. / Europa Press
Publicidad

El Levante UD se enfrentará en el día de hoy al RC Celta de Vigo (20.15 horas) en su primera cita como local de esta campaña 2018/19, con el objetivo de prolongar las buenas sensaciones logradas en su victorioso debut a domicilio (0-3 ante el Betis), mientras que el Athletic Club cerrará en casa la segunda jornada liguera con similares intenciones frente a la SD Huesca (22.00 horas).

En el estadio Ciutat de València, los levantinistas esperan seguir con su positiva dinámica iniciada en pretemporada y refrendada en el Benito Villamarín, afianzando así el proyecto del nuevo entrenador Paco López. Su notable gira por los Países Bajos sirvió de aperitivo para un primer partido de Liga en el que tampoco se notó el adiós del colombiano Jefferson Lerma, pieza clave durante la temporada anterior.

Guiado por la inspiración de José Luis Morales, autor de dos goles frente al Betis, el equipo granota se medirá a un Celta que persigue su primera victoria del presente curso. El conjunto vigués no pudo pasar del empate en Balaídos contra el RCD Espanyol durante la jornada inaugural (1-1), en un partido que evidenció flaquezas propias de verano.

Los pupilos de Antonio Mohamed, aún con trabajo por hacer, dieron por bueno ese punto ante los espanyolistas tras un duelo irregular y cuya imagen tratarán de mejorar en el campo levantinista. Para ello, el entrenador argentino ha recuperado a lo largo de la semana a varios efectivos; tal es el caso del portero Rubén Blanco y del defensa Facundo Roncaglia, ambos recuperados de sus respectivas lesiones.

Ofrenda floral

Mientras tanto, Athletic y Huesca se enfrentarán en el estadio de San Mamés bajo el propósito de alargar su triunfante inicio de campeonato. Los dos equipos vencieron en sendos estrenos y su reto ahora es mantener dichas inercias con perseverancia y temple. El cuadro bilbaíno ganó en su debut por 2-1 al CD Leganés, gracias a un tanto postrero de Iker Muniain que alegró a la afición local tras un encuentro de altibajos que demostró al nuevo técnico rojiblanco, Eduardo Berizzo, que sus pupilos requieren de más acople aunque vayan por la senda correcta.

Por su parte, el Huesca volverá a jugar a domicilio tras haber empezado en Ipurua de forma inmejorable su histórica temporada de debut en la Primera División. Su 1-2 contra la SD Eibar, cimentado en el doblete goleador de Álex Gallar, enjuagó con victoria el primer compromiso de Leo Franco como entrenador primerizo en la élite.

Además, los miembros del club oscense serán aplaudidos por el público de ‘La Catedral’ bilbaína cuando hagan la ofrenda floral al busto de Pichichi, siguiendo así con esta antigua tradición.