Las futbolistas harán huelga en la liga a partir de la novena jornada

Las jugadoras piden una jornada laboral del 75% y un salario mínimo de 16.000 euros

18
La directora del Atlético de Madrid femenino, Lola Romero, en la mediación. / EFE
Publicidad

Las futbolistas de la Primera Iberdrola española irán a la huelga los próximos 16 y 17 de noviembre, después de terminar sin acuerdo el acto de conciliación entre patronal y sindicatos celebrado ayer en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) en Madrid.

Los tres sindicatos presentes en la mesa negociadora del primer convenio colectivo del fútbol femenino español (AFE, UGT y Futbolistas ON), la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino y las tres entidades no asociadas a la misma (Athletic Club, Barcelona y Tacón) estaban citados en el SIMA para intentar alcanzar un acuerdo que no fue posible tras varias horas de reunión.

El paro, en señal de protesta ante la falta de acuerdo en la negociación del Convenio Colectivo, el primero del fútbol femenino español que todavía no tiene, se llevará a cabo en la novena jornada de la Primera Iberdrola, tras el parón por compromisos internacionales.

La gerente del sindicato Futbolistas.ON, Tamara Ramos, asegura que la ACFF “no ofreció nada para negociar” y anunció: “Vamos a firmar ahora mismo la convocatoria de huelga para la jornada número nueve”.

Por su parte, Rubén Alcaine, presidente de la ACFF y directivo del Zaragoza Femenino, aseguró que “la evolución del fútbol femenino es notable” por lo que “no entiende” la razón de las peticiones en este momento. “Se quiere que la profesionalización llegue en los próximos años pero no se puede olvidar que por encima de la liga de fútbol femenino, la ACB o la Segunda División masculina son las que estarían por encima en condiciones salariales de cualquier otra disciplina masculina o femenina”.

Sin embargo, para Tamara Ramos la oferta del sindicato de futbolistas de rebajar a un 75% sus peticiones es “una línea roja” que no pueden cruzar, razón por la que se mantienen en la decisión de convocar la huelga pues “no cumplir con esta convocatoria de huelga sería una traición a las futbolistas”.

La parte sindical “pide 16.000 euros al 75%, lo que corresponde a 12.000 euros, mientras que la asociación ofrece 16.000 al 50% mínimo, que corresponde a 8.000 euros” aseguró Alcaine.

Siendo así, a pesar de que en ningún club todas las jugadoras están con el mínimo, la jugadora que menos ganaría en la Primera División recibiría 8.000 euros en la propuesta de la ACFF y 12.000 euros según el sindicato.