La fortaleza defensiva, la clave de un líder histórico

El recién ascendido Granada, que la pasada temporada fue el equipo menos goleado de Segunda, prefiere la seguridad atrás a la posesión

12
Gonalons (izq) evita el avance del bético Fekir en el partido de la pasada jornada. / EFE
Publicidad

La fortaleza defensiva mostrada desde que el técnico Diego Martínez llegó a su banquillo hace menos de un año y medio es la clave que ha permitido al Granada hacer historia al colocarse como líder de la Liga Santander en la décima jornada, algo que antes nunca había ocurrido.

El triunfo obtenido el pasado domingo por los rojiblancos ante el Real Betis (1-0) les permite volver a encabezar la clasificación de la máxima categoría nacional 46 años después, ya que la última vez que el Granada se colocó al frente de la tabla en Primera fue en la jornada quinta de la temporada 1973-74.

Muchas son las claves que permiten al Granada vivir su momento más exitoso de las últimas décadas, pero por encima de todas está la seguridad defensiva que ha logrado imprimir al equipo Diego Martínez, que ya le permitió ascender la pasada campaña desde Segunda siendo el equipo menos goleado y le está llevando a brillar en su retorno a Primera.

Ha recibido el Granada diez goles en otros tantos encuentros, aunque ocho de ellos se los marcaron entre el Villarreal, en el 4-4 de su estreno esta campaña, y el Real Madrid, en la derrota 4-2 en un Santiago Bernabéu donde los andaluces dieron la cara.

En los otros ocho partidos jugados en esta Liga sólo ha encajado dos goles, por lo que ha dejado su portería a cero ya en este campeonato en seis ocasiones, el equipo que más veces lo ha logrado empatado con el Atlético de Madrid.

En la mayoría de choques el equipo de Diego Martínez tiene menos posesión de balón que el rival, pero es capaz de tejer una telaraña sin el esférico que minimiza a sus rivales y con la que se sienten muy cómodos los rojiblancos, capaces de cambiar de sistemas de juego sin que merme su eficiencia tanto de un partido a otro como a lo largo de un mismo encuentro.

El Granada lleva cuatro triunfos seguidos en casa, el último ante un Betis que no disparó ni una vez entre los tres palos de la portería rojiblanca, y los anteriores frente al Barcelona (2-0), el Leganés (1-0) y el Osasuna (1-0).

Desde los últimos años de los sesenta y los primeros de los setenta, cuando el club rojiblanco vivió los mejores momentos de su historia, no conseguía el Granada rachas tan positivas tanto de triunfos seguidos en casa como de partidos como local sin recibir gol.

Ponerse por delante en el marcador es garantía de éxito para los andaluces, ya que en los 52 partidos que Diego Martínez ha dirigido al Granada no ha perdido ninguna vez en que su equipo marcó el primer gol.

Esa seguridad atrás no va reñida con unos destacados números a nivel ofensivo, ya que el Granada es el tercer máximo goleador del campeonato con 17 tantos, los mismos que la Real Sociedad y sólo superado por el Barcelona (23) y el Villarreal (24).

Por encima del histórico liderato, lo que más se valora en el club son los 20 puntos que el Granada suma ya en diez jornadas, mismo números de unidades que alcanzó en toda la temporada 2016-17, en la que se produjo el descenso del equipo a Segunda.

El Getafe este jueves en el Coliseum y la Real Sociedad el domingo en el Nuevo Los Cármenes pondrán a prueba a un equipo que sigue acumulando récords jornada a jornada y que ha sido, por méritos propios, el protagonista del fin de semana futbolístico al alcanzar un liderato histórico.