La diezmada delantera del Barça, contra la mejor versión del Inter

Messi y Dembélé apuran su recuperación para estar mañana a disposición de Valverde, que solo cuenta con Luis Suárez, Griezmann y Carles Pérez aptos para recibir al equipo de Conte

28
Leo Messi apenas ha podido jugar esta temporada por diversos problemas físicos. / EFE
Publicidad

El Barça sigue a la espera de la evolución de Lionel Messi, que causó baja el sábado contra el Getafe, para poder sacar una delantera que ponga en aprietos al Inter en la segunda jornada de la Liga de Campeones.

Una vez más, el Barcelona afronta un partido en este campeonato con verdaderos problemas para armar una delantera no sólo de calidad, sino con efectivos en el banquillo para disponer de algún cambio.

A la espera de la evolución de los tres lesionados (Messi, Dembélé y Ansu Fati), a un día del partido contra el Inter el Barcelona sólo dispone de un trío de atacantes al cien por cien, el mismo que afrontó el partido contra el Getafe (Griezmann, Luis Suárez y Carles Pérez).

No es una situación nueva este curso, y tampoco en la que el Barcelona no haya sabido desenvolverse con acierto, pero desde que empezó el campeonato Ernesto Valverde siempre se ha encontrado apurado para cerrar una alineación en la parcela ofensiva.

Ante el Inter, al Barcelona le aparece un rival de altura, por nombre, por prestigio y, especialmente, por el buen momento en el que se encuentra, liderando su campeonato y dirigido por un técnico, Antonio Conte, que es garantía de éxito, a pesar de que no se acompañe por un fútbol atractivo.

El Inter, a pesar de haber empatado también la primera jornada en Europa, se ha erigido por sus números en uno de los mejor equipos de las grandes ligas, después de que haya encadenado seis triunfos seguidos en el Calcio (el Liverpool lleva siete de siete, pero con más goles en contra, 5), en el que sólo ha encajado dos tantos, cifras que le han situado como líder, acechado a dos puntos por el gran dominador del torneo en los últimos ocho años, el Juventus.

Conte renueva al Inter

Bajo la dirección de Antonio Conte, el club milanés no sólo ha recuperado las sensaciones que hacía años no experimentaba (cuando ganó cinco ‘Scudettos’ seguidos, desde 2006 a 2010), sino que se siente firme en el Calcio e intratable en su área.

Tras el periplo de Luciano Spalletti, el Inter se ha hecho con Conte con un técnico ganador, avalado por tres años seguidos levantando la copa de la Liga con la Juventus y una Premier League en los dos cursos que estuvo en el Chelsea.

Ante este renovado y momentáneamente exitoso Inter, el Barcelona deberá rearmarse mañana, después de los vaivenes que ha ido dando el entrenador Ernesto Valverde para alinear a sus tres atacantes.

El fin de semana pasado ya se esperaba que Valverde tuviese el aprieto de tener que descartar atacantes, pero al final acabó echando mano de lo que tenía. Y ello porque en el partido intersemanal contra el Villarreal (2-1), Messi acabó sustituido por problemas musculares, algo que también pasó el viernes con Ansu Fati y, para redondear el drama, Dembélé no entró en la alineación minutos antes del partido contra el Getafe por molestias.

No obstante, ayer en el primer entrenamiento de la semana, Valverde pudo contar con Messi y Dembélé en el campo de entrenamiento, ya que ambos trabajaron en algún momento con sus compañeros, hecho que podría dar esperanzas a los barcelonistas de cara a este encuentro de la segunda jornada de la Liga de Campeones.

Apuesta por la posesión

El partido contra el Inter no se espera que sea muy diferente de los últimos en que ambos se han medido en el Camp Nou, donde el Barça tendrá el balón con claridad. Así pasó el año pasado cuando ambos también se encontraron en la primera ronda de la Champions, con victoria para los azulgranas (2-0).

Después del empate (0-0) contra el Dortmund en la jornada inaugural, en la que Ter Stegen fue nuevamente el gran protagonista, por sus decisivas paradas, y con penalti parado a Reus, el equipo de Valverde aspira a un triunfo ante los interistas para no comprometer su trayectoria en la fase de grupos.

Algo parecido también perseguirá un Inter, que en la primera jornada también empató, contra el Slavia Praga (1-1), merced a un tanto de Nicolò Barrella en el tiempo de añadido.