José Manuel Calderón, emblema del baloncesto español, se retira

Después de jugar durante 20 años, 14 en la NBA, el extremeño ficha por el sindicato de jugadores de la liga estadounidense • Fue un pilar de la mejor generación de la Selección

17
José Manuel Calderón, antes de un partido en la NBA, donde ha disputado 14 temporadas. / EFE
Publicidad

José Manuel Calderón, uno de los emblemas del baloncesto español de los últimos veinte años, con 14 temporadas en la NBA, anunció ayer su retirada como jugador profesional pasando a los despachos, donde ocupa ya el cargo de asistente especial de la directora ejecutiva del Sindicato de Jugadores NBA, Michele Roberts, con sede en Nueva York.

Calderón, de 38 años, cuenta con un impresionante palmarés a sus espaldas. Entre ellas, junto a sus catorce temporadas en la NBA, dos platas y un bronce en Juegos Olímpicos, un Mundial, un oro, dos platas y un bronce en Eurobasket; además de un campeonato de Europa junior. A ello suma una Copa del Rey lograda con el Tau Vitoria.

Además, fue el primer español en ganar un partido de play off en la NBA, y el jugador con mejor porcentaje de triples en la temporada regular NBA 2012-13; así como ostenta el récord histórico de porcentaje de lanzamientos libres en una temporada en la liga profesional estadounidense (2008-09).

En 2016, recibió la Medalla de Oro de la Real Orden del Mérito Deportivo; tras haber recibido en 2007 la de Plata. Con la Selección Española estuvo presente en 193 partidos.

El extremeño llegó a la NBA en agosto de 2005, procedente del Tau, con el que acababa de perder en la final de la Euroliga ante el Maccabi Tel Aviv.
Fue contratado por los Toronto Raptors, donde militó hasta 2013. Luego pasó a Detroit Pistons (2012-13), Dallas Mavericks (2013-14), New York Knicks (2014-16), Los Angeles Lakers (2016-17), para concluir en los dos siguientes años con Atalanta, Cleveland y, de nuevo, Detroit.

Enlace del sindicato

Tras no encontrar equipo esta campaña, se mudó con su familia a Nueva York, comenzando a pensar en la retirada profesional. Será a partir de ahora el contacto de Roberts con todos los jugadores de la NBA.

Su nuevo trabajo en el sindicato de jugadores (NBPA) tendrá como objetivo ser el enlace que Roberts pueda tener en todo momento para trabajar y conocer de manera directa todo lo relacionado con las necesidades e inquietudes de los jugadores.

“Nunca he trabajado en una oficina”, reconoció Calderón en su momento. “Salí de casa cuando tenía 13 años, era profesional a los 17 y he estado jugando baloncesto desde entonces. No había tiempo para una oficina”.

Pero el factor familiar fue decisivo a la hora de hacer el cambio brusco en su trayectoria profesional y Calderón considera que su puesto en el sindicato de jugadores es lo mejor para su esposa Ana y sus tres hijos menores de 10 años.

La oficina de la liga de la NBA también lo contactó, pero Calderón concluyó que necesitaba una posición más flexible mientras hacía malabares con sus responsabilidades, que incluyen dirigir su propia organización benéfica, servir como embajador de Unicef y participar en el programa semestral ‘Crossover Into Business’ de Harvard Business School para deportistas profesionales.

El jugador de Villanueva de la Serena tiene muy claro también que el nuevo cargo le permitirá también seguir buscando el trabajo soñado que espera conseguir en un futuro.

De ahí que Calderón considera que su nuevo trabajo le va a permitir tener una transición perfecta de jugador en activo que comienza una nueva vida alejado de los campos. “Puedo tocar un poco de todo, desde las operaciones de baloncesto hasta las finanzas y la parte internacional, para poder decidir lo que realmente me gusta para el futuro”, valora Calderón.

Desde su contratación en 2014, Roberts ha tenido como objetivo principal aumentar la participación de los jugadores en todos los aspectos de los asuntos del sindicato.

El trabajo realizado en la sede de Nueva York no es necesariamente el más agradable, pero incluye negociar acuerdos laborales con la NBA, abordar las preocupaciones planteadas por el presidente de la NBPA, Chris Paul, y su comité ejecutivo de jugadores actuales, preparar presentaciones para las visitas de Roberts con los 30 equipos, supervisar los esfuerzos de caridad y representar a los jugadores en asuntos disciplinarios como multas y suspensiones.

Experiencia de juego

Desde la perspectiva del sindicato, la experiencia de juego reciente de Calderón debería ser particularmente valiosa durante las visitas de equipo, cuando alentar la participación de los jugadores y solicitar comentarios honestos puede ser un desafío.

Roberts, una exabogada, dijo que ve a los jugadores como si fuera un cliente legal, con el objetivo de “servir” y “facilitar” en lugar de “dirigir el sindicato” y dictar decisiones.

La llegada de Calderón es vista por Roberts como una gran oportunidad de demostrar que su organización está para servir, darlo a conocer de una manera que los jugadores lo vean interesante y atractivo.

“Los jugadores son absolutamente respetuosos conmigo y del personal, pero cuando uno de los suyos comienza a hablar, esa persona exige un nivel de atención que los que llegamos de fuera no tiene. José generará más interés en nuestras reuniones que el resto”, destaca Roberts al valorar su contratación como nuevo miembro del sindicato.