Publicidad

El patinador Javier Fernández aseguró ayer que el próximo Europeo que se disputará en Moscú del 15 al 21 de enero será “una gran preparación” para los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang (Corea del Sur), cita en la que mantendrá “la misma estrategia” y en la que se decantará “por hacer un programa perfecto sin riesgos”.

“Quiero volver a ser campeón de Europa para seguir haciendo historia. Creo que el campeonato será un buen entrenamiento para los Juegos Olímpicos de Pyeongchang. Me gustaría hacer un buen trabajo a modo de entrenamiento previo a esa cita olímpica”, afirmó el madrileño en la sede del Consejo Superior de Deportes acompañado de José Ramón Lete Lasa, presidente del CSD y del presidente de la Federación Española de Patinaje sobre Hielo, Frank González.

A pesar de su dominio en los últimos años, Javier Fernández apuntó que va a tener competencia en los próximos compromisos. “En los últimos Grand Prix hay favoritos que no han podido asistir, es difícil mantenerse al cien por cien toda la temporada. Pienso que Sergei Voronov está muy fuerte, aunque creo que será en el Mundial donde se vea quiénes son realmente los más fuertes”, indicó.

Teniendo en cuenta a todos los rivales, el bicampeón mundial dejó ver cuáles serán sus pretensiones para la cita olímpica. “Voy a mantener la misma estrategia de todos los años. Creemos que lo mejor para competir es un programa limpio, una buena coreografía y mucho carisma”, admitió.

“Respecto a los demás, cada uno lleva a cabo su estrategia, si creen que deben de arriesgar más, por mí perfecto porque hay más posibilidades de que se caigan. Yo me decanto por hacer un programa perfecto sin riesgos. Ahora es más común ver lesiones porque sabemos el momento en el que estamos, la gente quiere dar más y más”, apuntó.

Experiencia sin presión

El patinador subrayó también que no está presionado en este momento culminante de su carrera. “La presión puede llegar de muchos lados. Yo soy el que más me exijo, yo mismo me puedo poner nervioso. La única manera de contrarrestar eso es entrenar bien y estar muy seguro de uno mismo”, comentó.

En este sentido, el español añadió que la experiencia es un grado. “Es cierto que la veteranía es un plus, muchos deportistas jóvenes aún no la tienen aunque también es cierto que ellos tampoco tienen presión. No obstante, cada competición es diferente, siempre intentamos arreglar los malos momentos. Nunca se sabe lo que puede pasar”, manifestó.

También habló de su programa, el Quijote, haciendo homenaje a una de las señas de identidad de España. “Es un programa que gusta mucho. Tiene un poco de todo, diferente música y estilo. Estamos seguros de que en el momento preciso vamos a estar en las mejores condiciones y, sinceramente, creo que es un programa con mucho potencial”, explicó.

Por último, el patinador tuvo un detalle con José Ramón Lete, presidente del Consejo Superior de Deportes, a quien obsequió con una pequeña figura con su nombre. “Es un detalle para agradecer al Consejo Superior de Deportes cómo me tratan y qué mejor manera de agradecerlo que con su presidente”, concluyó.

Por su parte, el propio Lete tuvo palabras de elogio hacia el deportista. “Quiero darte mi más sincera enhorabuena por tu enorme palmarés, sé que te queda mucho camino por delante. Gracias por haber convertido tus sueños en realidad. Estoy seguro que traerás de vuelta la medalla olímpica de Pyeongchang”, sentenció el presidente del CSD.