Publicidad

El suizo Roger Federer y el croata Marin Cilic serán los protagonistas el domingo de la final del Abierto de Australia, primer Grand Slam de la temporada, después de que el actual campeón se viese favorecido por el abandono de su rival en semifinales, el surcoreano Heyon Chung, con problemas en su pie izquierdo por las ampollas.

El de Basilea buscará su sexto título en Melbourne Park ante el jugador balcánico, al que domina 8-1 en sus enfrentamientos particulares y al que ya batió el año pasado en la final de Wimbledon (6-3, 6-1, 6-4).

Pese a la retirada del joven asiático, verdugo de Novak Djokovic en los octavos de final, el partido ya estaba muy controlado por el exnúmero uno del mundo, que dominaba por un claro 6-1, 5-2 en poco más de una hora y ante un rival lejos de su nivel por sus problemas en el pie.

Federer sólo había perdido siete puntos con el servicio, seis de ellos cuando servía con segundos y ya acumulaba 24 ganadores, imponiendo como es habitual su poderoso ‘drive’. Chung, por su parte, no conseguía firmeza con el saque y dejaba demasiados resquicios que no perdonó el helvético y sólo había conectado seis ‘winners’.

“Creo que he hecho todo bastante bien en el torneo. Solo espero tener un buen comienzo para el partido y servir bien desde el primer momento, no meterme en demasiados problemas muy pronto. Espero poder leer su saque”, deseó Federer sobre la final en rueda de prensa. “He ganado todos mis partidos sin perder un set. Eso sí, tuve un poco de suerte contra Berdych en ese primer parcial”, añadió sobre su andadura en el ‘grande’ oceánico.

La actitud de Cilic

Además, advirtió del peligro de Cilic, ganador del US Open 2014. “Ganó el US Open, como Wawrinka ganó aquí hace unos años; eso les dio la convicción de que pueden hacerlo. Si se producen grandes momentos, pueden alcanzar este nivel”, indicó. “Creo que jugó muy bien contra Rafa; creer y jugar de manera muy positiva le hicieron ganar ese partido, porque no estaba bien cuando estaba un set abajo”, recordó.

“Me gusta su actitud, es muy profesional; siempre es el mismo independientemente de si gana o pierde. En la pista, es un ganador. Está allí para ganar y no solo por estar allí”, continuó el suizo sobre su rival de mañana.