Los jugadores del Real Madrid realizan varios ejercicios en el entrenamiento previo al partido de Champions. / EFE
Publicidad

El Real Madrid vivirá una prueba de fuego hoy en el Santiago Bernabéu (21.00 horas) con la visita del poderoso Paris Saint-Germain francés, al que necesita ganar para reforzar del mejor modo posible su buen momento y también para no añadir incertidumbre a su futuro en la Liga de Campeones.El conjunto madridista afronta una gran reválida, en el escenario en el que suele siempre dar un plus, ante un rival que le zarandeó a mediados de septiembre con un demoledor 3-0 pese a no contar con sus principales grandes nombres y que abrió las primeras dudas sobre el proyecto de Zinedine Zidane.

Ahora, el 13 veces campeón de Europa está mucho mejor, sobre todo en lo futbolístico donde ha experimentado un crecimiento que le hacer ser más optimista para tomarse la revancha ante los de Thomas Tuchel y cerrar su billete a octavos. El triunfo haría soñar todavía con el primer puesto, difícil porque el PSG tiene que perder sus dos partidos, pero cualquier otro marcador, si el Brujas gana en Estambul, le obligaría jugarse el pase en el Jan Breydel.

Además, para añadir más dificultad al partido, el equipo parisino sí contará con toda su pléyade de estrellas ofensivas, no como el pasado 18 de septiembre donde no jugaron Mbappé, Neymar y Cavani, aunque sólo el primero parece fijo en el once para asaltar el Bernabéu y enviar un mensaje sobre la fiabilidad de su enésima candidatura.

El Real Madrid también quiere dar un aviso. Pese a no haber perdido en sus últimos seis partidos, de haber encajado únicamente un gol, el de Willian José del pasado sábado, y haber marcado 19, el conjunto francés se presenta como un enemigo real de primer nivel ante el que coger el impulso para lo que se avecina.

El Real Madrid sacó adelante el complejo duelo contra la Real Sociedad y ahora la duda es si Zidane mantendrá el once que prácticamente tan buen rendimiento le está dando. El francés no ha movido demasiado su equipo en los últimos partidos y debe decidir sobre todo la composición en el medio para lograr ese “fútbol” que demandó clave en la previa para poder ganar.

Casemiro es fijo y Valverde, Modric y Kroos, todos ellos en buen momento, pero con el alemán suplente los dos últimos partidos, piden sitio para acompañar al brasileño. Los cuatro cabrían si ‘Zizou’ prefiere otro esquema, lo que dejaría sin hueco presumiblemente a Rodrygo, ya que Benzema sigue entonado con el gol y Hazard va a más y su calidad se empieza a notar.

Bale

El joven brasileño y Bale optarían a un puesto en el 4-3-3, aunque el entrenador madridista debe pensar si los pitos al galés del sábado son beneficiosos en un partido de este nivel donde también hará falta el mejor nivel defensivo, lo que podría mantener a Ferland Mendy en el lateral en detrimento de Marcelo. El francés ha demostrado que es un portento físico y sus cualidades podrían encajar mejor para medirse al explosivo y talentoso Kylian Mbappé, al que ya conoce perfectamente de anteriores duelos en el campeonato francés cuando militaba en el Lyon.

El joven atacante internacional, presunto objeto de deseo del club blanco para el futuro y que sólo jugó en la segunda mitad el viernes, centrará mucha atención en el Bernabéu, donde apenas se lució hace dos años cuando su equipo cayó por 3-1 en la ida de octavos de final de la Champions. Su presencia es la mayor amenaza de un PSG que también tendrá a Neymar, que volvió a jugar cinco meses después ante el Lille, donde acusó la inactividad, lo que le podría dejar en el banquillo en detrimento de un Ángel di María, verdugo en París de su exequipo. El otro componente del tridente, Cavani pugna con Icardi por ser el ‘9’.