El jugador del Real Madrid Federico Valverde celebra con su compañero Luka Modric uno de los goles en el Bernabéu. / Efe
Publicidad

El Real Madrid doblegó a la Real Sociedad ayer (3-1) gracias a una buena remontada en la segunda parte con goles de Benzema, Fede Valverde y Modric en un partido, de la decimocuarta jornada en Primera División, que estuvo marcado por la dura reprimenda del Santiago Bernabéu a Gareth Bale tras la celebración con su selección el pasado martes.

Al galés no le importó dejar al Madrid en ‘último’ lugar en su lista de prioridades y el Santiago Bernabéu le respondió con la misma actitud. Pitada monumental cuando sonó su nombre por megafonía y más pitos cada vez que tocó el balón. Bale fue protagonista, pero no por lo que hizo sobre el terreno de juego. Ahí fueron otros los que dejaron su huella.

Benzema, el primero, el sustento goleador del equipo de Zidane, su mejor versión en una década en Chamartín y el autor del 1-1 cuando más negro estaba el partido. El segundo, Fede Valverde, que volvió a marcar y se consagra, minuto a minuto, como titular en el centro del campo, y tercero Modric, arquitecto de los dos primeros goles y quien abrochó la victoria con una volea de diamantes.

El Bernabéu disfrutó de un buen partido de los suyos, sobre todo por la magnífica reacción al gol inicial de los donostiarras. Willian José sacó tajada de una mala entrega de Sergio Ramos, regateó a Courtois y marcó a placer el primero de la noche. Era sólo el minuto 2, pero la Real había realizado toda una declaración de intenciones.

El brasileño, sin oposición dentro del área, metió más miedo en el cuerpo aunque no lograse el 0-2 en otro mano a mano, pero los blancos despertaron a tiempo y lo hicieron con mucho carácter, sobre todo en defensa, donde la película cambió por completo con un Carvajal excelso y un Mendy que se empieza a ganar a la grada. La verticalidad de los laterales y el dominio en el centro del campo dieron al Madrid otro aire.

El tridente

El tridente de ataque se adueño del balón y comenzó a cuestionar a los vascos. El partido tardó muy poco en romperse, lo hizo un poco antes de que Benzema marcase el empate en un centro de Modric. El francés metió la cabeza y Remiro no pudo impedir su duodécimo tanto de la temporada y el comienzo de la remontada en la fría noche de la capital de España.

En la segunda mitad, con apenas un par de minutos de juego, llegó el 2-1 en un disparo de Fede Valverde. El uruguayo, que aprovechó un gran pase de Modric, tiró a puerta desde la frontal y su disparo fue desviado por Oyarzabal. El meta realista no pudo intuir la trayectoria del balón y el choque se terminó de poner de cara para el Real Madrid.

El equipo de Imanol Alguacil se jugó todas sus cartas a la contra y tras un fallo de Rodrygo Odegaard perdonó con un disparo blandito desde el punto de penalti y Willian José remató de forma picuda pasada la hora de encuentro. Dos oportunidades que no volverían. Ahí quemó todas las naves el conjunto ‘txuri urdin’. Sin embargo, el resultado dejó con vida a una Real que seguía esperando una acción aislada. De hecho, fue todo lo contrario, los de Zidane machacaron con un lanzamiento soberbio desde dentro del área. El criticado Bale inició la jugada, Benzema se la regaló a Modric y el croata no perdonó para poner el 3-1 definitivo.