El pívot del Real Madrid Walter Tavares intentará ser una pieza clave de su equipo en Alemania.
El pívot del Real Madrid Walter Tavares intentará ser una pieza clave de su equipo en Alemania. / EFE
Publicidad

El Real Madrid disputa hoy en Múnich su segunda ración de la semana en Euroliga, una jornada 14 en la que buscará hacer buenos los dos recientes triunfos en casa, el último dos días antes contra Panathinaikos para mantener su sólida posición en la zona alta, segundo con 11 victorias y solo dos derrotas.

Los de Pablo Laso dejaron atrás el bache de derrotas en noviembre, ante Olympiacos y CSKA, con un sólido y decidido camino hacia el ‘Top 8’. El primer objetivo de la temporada continental está bien encaminado por el vigente campeón, que saca cinco victorias al octavo cuando quedan dos partidos para terminar la primera vuelta.

Mitad de trayecto

La larga fase regular ya se ha comido casi la mitad de su trayecto y el Madrid se muestra férreo candidato a estar de nuevo en la pelea por el título. Ante Panathinaikos el cuadro blanco demostró su fondo de armario, un repertorio en todas las facetas al servicio de Laso, con el que encuentra soluciones a cada partido.

El cuadro blanco decantó el segundo partido seguido en el Palacio, tras ganar el Clásico, con un 16-2 de inicio y una aplastante diferencia en el rebote (42-24). La intensidad defensiva vuelve a ser clave en el Madrid, con Taylor y Rudy como mayores exponentes, en un momento dulce para una plantilla liderada por Llull, Campazzo y Randolph, y protegida por Tavares y Gustavo Ayón.

El Madrid se ha medido cuatro veces contra el Bayern, con un 3-1 para los blancos, sin contar un amistoso la pasada pretemporada que se llevaron los alemanes. En la última cita oficial, en diciembre de 2015, Ayón logró su récord en valoración (41), un aliciente más para el mexicano y su gran estado de forma.

El cuadro alemán llega también entonado, con tres victorias seguidas, para estar 7-6 en zona de play off.