El jugador del Real Madrid Sergio Llull quiere ser una pieza clave de su equipo ante el Fuenlabrada. / efe
Publicidad

El Real Madrid debutará hoy en la nueva temporada con el derbi frente al Montakit Fuenlabrada en el WiZink Center (21.00/#Vamos), segunda semifinal de la Supercopa Endesa que supondrá la puesta de largo del vigente campeón del baloncesto nacional con las novedades del base argentino Nico Laprovittola y el pívot estadounidense Jordan Mickey.

Tres meses después de ganar la Liga Endesa, el Real Madrid vuelve a la actividad sin apenas tiempo para ensamblar su nuevo proyecto, ya que cinco de sus jugadores estaban disputando la final del Mundial de China hace menos de una semana.

Los veteranos

Además de los ya veteranos en la plantilla Rudy Fernández, Sergio Llull y Facundo Campazzo, también se jugaron la gloria mundial Gabriel Deck, máximo anotador de la final en Pekín y que quiere dar un paso adelante en su segunda temporada en el club, y Laprovittola, que llega con la vitola de vigente MVP de la Liga Endesa tras su gran temporada con el Joventut.

El argentino promete formar una pareja muy interesante en la dirección de juego con su compañero Campazzo, que agradecerá la ayuda tras una pasada temporada muy exigente en minutos. El otro retoque se ha producido en el juego interior, donde Mickey ha llegado desde el Khimki para suplir a Gustavo Ayón, que ha realizado el camino puesto rumbo a otro equipo ruso, el Zenit.

Por su parte, el Fuenlabrada, que participa en la Supercopa con el rol de anfitrión, llega con ganas de dar guerra a un rival muy superior en presupuesto y objetivos. En el banquillo cuenta con un antiguo ayudante de Pablo Laso, Jota Cuspinera, que volvió al club en febrero y que logró el objetivo de la permanencia.

El ‘Fuenla’ finalizó decimotercero en la última Liga Endesa con un balance de 13-21 y este verano ha perdido a referentes como Marko Popovic y Ian O‘Leary, ambos retirados, o el anotador mexicano Francisco Cruz, fichado por el Lietuvos Rytas lituan.