Los jugadores del FC Barcelona realizan varios ejercicios durante el entrenamiento previo al partido.
Los jugadores del FC Barcelona realizan varios ejercicios durante el entrenamiento previo al partido. / efe
Publicidad

El RC Celta de Vigo recibe hoy al FC Barcelona en Balaídos —20.45 horas/Movistar Partidazo— en la jornada 36 de LaLiga Santander, en un duelo en el que los locales necesitan ganar para huir de la zona baja de la tabla mientras que los blaugranas, ya campeones, acudirán sin más objetivo que el de seguir en forma y preparar el duelo en Anfield.

Sin duda ambos equipos llegan en un momento bien distinto al choque. El Celta sabe que un triunfo les puede acercar mucho al objetivo de la salvación, y poder dejar atrás una temporada nefasta. En el Barça, ya celebrado el título la pasada jornada, los retos miran a Europa y a esa vuelta de la semifinal.

El 3-0 del Camp Nou logrado por los de Ernesto Valverde ante los ‘reds’ de Jurgen Klopp es muy buen resultado, pero deberán refrendarlo en el mítico estadio de Liverpool. Así, todo apunta a que será el ‘plan B’ del Barça el que visite Balaídos, y el Celta debe aprovechar la situación para acercarse a su meta.

Algunos dirán que si el Celta gana a un Barça irreconocible la competición puede ser adulterada de algún modo, y su técnico, Fran Escribá, es consciente de que el entorno puede ser contrario a ellos. Pero tiene claro que deben ganar y que el Barça, juegue quien juegue, irá a por el triunfo y a demostrar por qué es campeón.

Así lo confirmó en una rueda de prensa previa en la que confirmó que tanto Iago Aspas como Brais Méndez están bien, aptos para jugar. No tiene bajas, por primera vez desde que llegó al banquillo celtiña, y podrá mover las cartas con el objetivo de apretar a un Barça que el año pasado empató en el estadio de Balaídos (2-2).

El Celta llega a este partido tan importante en un buen momento. Fuera del descenso, ha perdido sólo ante el Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano (2-0) en las últimas cinco jornadas, con dos empates consecutivos y triunfos ante Girona FC y Real Sociedad..

Título merecido

Quien puede cortar ese estado placentero es un Barça que ya no se juega nada, que festejó en el Camp Nou tras ganar al Levante UD un título bien merecido, a falta de tres jornadas. Con la mente puesta en Liverpool, y las bajas seguras por sanción de Ivan Rakitic y Sergio Busquets, será toda una hazaña adivinar el once inicial blaugrana.

La búsqueda del triplete, que sería el tercero del club, empieza a llegar a su momento cumbre y no pasa por Balaídos. De todos modos, Valverde prometió competir en Vigo en busca del triunfo, y los jugadores que tengan la oportunidad de jugar deberán pasar la reválida para, quien sabe, ganarse su continuidad en el equipo. La lucha por evitar el descenso se topará con el festejo y con el tener la mente en otros lares. El Celta sabe que su mal año puede empezar a ser olvidado si gana al líder, que no sufriría mayor traspiés que el de ver ‘ensuciada’ su actuación en una Liga en la que sólo ha perdidos dos partidos y empatado otros ocho.