El jugador del Barça Lassa Víctor Claver quiere ser una pieza clave para ganar a su rival. / europa press
Publicidad

El Barça regresa hoy al Sinan Erdem Dome para enfrentarse al Anadolu Efes Istanbul (19.30 horas) en la primera jornada de la nueva Euroliga, un rival que fue su verdugo en los últimos play off y que pondrá a prueba al renovado proyecto culé con Mirotic, Higgins y compañía. La apertura de esta Euroliga 2019/20 no podría tener más morbo para el Barça. En un verano eléctrico han confeccionado una plantilla para ganar la competición, pero se topan a las primeras de cambio con quienes les dejaron fuera de la última cita por el título.

Mantiene el mismo bloque Ergin Ataman y se ha reforzado bien con Alec Peters, Tolga Gecim y el exblaugrana Chris Singleton, uno de los defenestrados para dar sitio a Nikola Mirotic, la gran estrella del nuevo firmamento blaugrana.

Así, la revancha puede estar servida para el Barça, o bien la confirmación de que en Europa valen de poco los cromos, y sí los equipos. El técnico culé, Svetislav Pesic, no podrá contar con Pau Ribas, que se suma a las bajas de los bases Thomas Heurtel y Kevin Pangos.

El último en llegar a clase, Malcolm Delaney, volverá a ser el base titular y tendrá un aparador de oro en su búsqueda de hacerse un hueco fijo en el equipo. Va de menos a más y tendrá la ayuda, sobre todo en defensa, del polivalente Adam Hanga en este caso.

También aportará atrás, y no solo en una faceta ofensiva en la que destaca, el estadounidense Cory Higgins, otro faro más en un Barça que también se reforzó con el regreso de Alex Abrines y, en la pintura, con un Brandon Davies que está siendo de lo mejor en el arranque de la Liga Endesa. Un gran Barça que necesita rodadura y que la buscará en un pabellón caliente que les espera con los brazos abiertos y los puños cerrados. No hay mucho en juego, salvo empezar con buen pie, pero los siete partidos del año pasado dieron para mucho y Efes y Barça prometen dar más espectáculo este año, si cabe.

Faltará un ingrediente, eso sí, ya que Adrien Moerman será baja en los turcos y no se podrá medir a su exequipo. Está entre algodones Shane Larkin, quizá el mayor verdugo blaugrana hace un año, aunque podría jugar igual que Rodrigue Beaubois o James Anderseon, también duda en los otomanos.