El atleta español Orlando Ortega parte como una de las grandes bazas de la expedición española. / Europa press
Publicidad

La lujosa Doha acogerá desde hoy y hasta el domingo 6 de octubre los Mundiales de Atletismo al Aire Libre, la cita más importante del año en este deporte, situada a menos de un año de Tokyo 2020 y en la que el atletismo español quiere mostrar su esperanzador momento bajo la exigencia de unas condiciones ambientes ‘infernales’, aunque no parta con numerosas opciones fijas de medalla salvo la que representa Orlando Ortega.

La capital de Catar sufre durante este mes unas altas temperaturas que pueden superar los 40 grados y que convertirán en un calvario aún mayor las pruebas de marcha y los dos maratones para sus participantes, cuya mayor ‘ayuda’, además de una preparación excelsa para batir a este invisible rival, será la de correr cerca de la medianoche.

En ese momento, los termómetros ‘solo’ marcarán algo más de 30 grados, unas condiciones todavía duras, pero seguramente similares a las que se tengan que enfrentar el verano que viene cuando todos ellos busquen la gloria olímpica en Tokio, una ciudad cuya humedad es también muy alta.

Muchos competidores de marcha y maratón estuvieron concentrados en Doha para conocer ‘in situ’ lo que les espera, entre ellos los españoles, que también aprovecharon un entrenamiento en una cámara climática del Centro de Instrucción de Medicina Aeroespacial (CIMA), dependiente del Ejército del Aire, que les simuló correr bajo temperaturas similares.

Más ‘amables’ se presentan las condiciones en el Estadio Khalifa, escenario de las pruebas de pista y donde la temperatura parece que no será un problema por el sistema de aire condicionado dispuesto por los organizadores y el ‘viaje térmico’ que han diseñado para los atletas y así evitar los peligros de los cambios bruscos de temperatura. Allí competirá el grueso de una España ilusionada en su equipo de 38 atletas, 27 hombres y 11 mujeres, que sobresalió en el último Europeo (10 medallas) y expectante ante un Mundial que llega más tarde de lo normal, justo en el final de la temporada, otro factor que ha exigido una preparación más específica..

Londres

Hace dos años, en Londres, la selección española no brilló y se marchó de vacío por primera vez en su historia de estos campeonatos, con el mayor premio de cinco finalistas. Uno de ellos fue Orlando Ortega, sin duda la mejor baza para subir al podio en Doha. El vallista, actual subcampeón olímpico, sólo pudo ser séptimo en la capital inglesa tras su brillante actuación en Río de Janeiro y después de acabar con el mal momento que dejó entrever tras quedar cuarto en el Europeo de Glasgow parece que llega como el rival a batir.

Ortega es uno de los claros favoritos al título en los 110 metros vallas, después de ganar su segundo ‘diamante’ y de haber ganado en diez de las 13 competiciones de esta temporada. Además, sus 13.05 son la tercera mejor marca del año sólo por detrás de los jóvenes estadounidenses Grant Holloway (12.98) y Daniel Roberts (13.00).

Estos dos serán algunos de sus principales rivales junto al jamaicano Omar McLeod, actual campeón olímpico y mundial que no ha estado este 2019 a su mejor nivel, y el ruso Sergey Shubenkov, oro en Pekín 2015 y plata en 2017. A partir de ahí, las opciones disminuyen, aunque hay expectativas en lo que pueda hacer Javier Cienfuegos, que ha vivido un verano extraordinario batiendo en cuatro ocasiones el récord de España de lanzamiento de martillo para dejarlo en 79,38 metros, que es actualmente la tercera mejor marca mundial del año.