Bennett, incontestable en el primer esprint de la Vuelta

El velocista irlandés, el ciclista con más triunfos en 2019, se impone con autoridad en Alicante • Nicolas Roche mantiene el maillot rojo

9
Sam Bennett celebra su victoria en la llegada al esprint de Alicante en la tercera etapa de la Vuelta 2019. / EFE
Publicidad

El irlandés Sam Bennett (BORA-Hansgrohe) ganó ayer la tercera etapa de la Vuelta a España, disputada entre Ibi y Alicante sobre 188 kilómetros, superando con autoridad a sus rivales en un esprint masivo en el que no dio opción a réplica a Edward Theuns (Trek-Segafredo) o Luka Mezgec (Mitchelton-Scott).

Bennett, el ciclista que más ha ganado en este 2019, se estrena en La Vuelta tras participar en dos Tours de Francia y dos Giros de Italia y, en la primera llegada masiva, impuso su poderío y mostró su gran estado de forma metiendo ‘una bici’ de diferencia respecto al resto de velocistas, en una jornada rápida sin cambio de líder, que sigue siendo Nicolas Roche (Sunweb).

El irlandés, pese a que tardó en encontrar un sitio en el que arrancar, pudo finalmente dar rienda suelta a su velocidad y suma esta victoria de etapa a las tres en el Binck Bank Tour belga para firmar un mes de agosto de ‘10’, igual que un 2019 en el que de momento ha sumado doce triunfos, incluido el Campeonato Nacional de Irlanda.

La holgura con la que ganó le permitió celebrar su éxito con los dos brazos en alto. La presencia de Peter Sagan en el equipo, claro líder para el Tour de Francia, y el hecho de que el BORA optara por Pascal Ackermann para ser su esprinter en el último Giro de Italia, dejaba a Bennett ‘reservado’ para esta Vuelta y de momento ya ha empezado a cumplir.

En una llegada limpia, sin caídas, el belga del Trek-Segafredo Edward Theuns entró segundo, justo por delante de un Luka Mezgec (Mitchelton-Scott) que fue a más pero que arrancó demasiado rezagado como para poder batallar con Bennett. Cuarto fue el español Jon Aberasturi (Caja Rural-Seguros RGA), y quinto el alemán Phil Bauhaus (Bahrain Merida).

Gaviria, primer fallo

No se pudo meter en la pomada el colombiano Fernando Gaviria (UAE-Team Emirates), uno de los grandes especialistas y primeras espadas del esprint presentes en esta Vuelta, debido al tiempo perdido en la subida al Puerto de Tibi (3ª categoría). Pese a que Henao y Marcato intentaron meterle de nuevo en la fila de coches y en el pelotón, no hubo manera y acabó cediendo más de 4 minutos.

Sí fue un ‘quiero y no puedo’ para la joven promesa holandesa, vigente campeón nacional, Fabio Jakobsen (Deceuninck-Quick Step), séptimo en la etapa por detrás de su compañero y lanzador Fabio Richeze, aunque impedido y molestado por un rival que a punto estuvo de hacer el afilador con otro rival.

El otro protagonista del día fue el español Ángel Madrazo (Burgos-BH), defensor del maillot de topos azules y que se metió en la fuga del día, plenamente española junto a su compañero Diego Rubio y Héctor Sáez (Euskadi-Murias), para reforzar y ampliar su liderazgo en la montaña, pasando primero por los dos puertos del día; Puerto de Biar (3ª) y Puerto de Tibi (3ª).

De cara a hoy, la cuarta etapa partirá de Cullera y llegará a El Puig después de 175,5 kilómetros. Una jornada llana salvo por el Puerto del Oronet (3ª), a más de 45 kilómetros de la meta, aunque debería ser más apacible para los velocistas, que deberán centrar los esfuerzos de sus equipos en evitar que se pueda producir una fuga que llegue a meta con ventaja.