Bennett gana en Oviedo con caída al final

Roglic, que mantiene el liderato, y Valverde, entre los afectados

1
Sam Bennett celebra su triunfo en Oviedo. / EFE
Publicidad

El irlandés Sam Bennett (Bora-Hansgrohe) consiguió ayer la decimocuarta etapa de la Vuelta a España, con salida en San Vicente de la Barquera y llegada en Oviedo tras 188 kilómetros, mientras que el esloveno Primoz Roglic pudo conservar el maillot rojo en una jornada marcada por la caída masiva en los metros finales del recorrido.

Todo apuntaba a una pelea sin trinchera en el último kilómetro, pero la caída de buena parte del pelotón dejó en el suelo a una veintena de corredores, entre ellos a Alejandro Valverde (Movistar) y al líder Roglic. Los más avanzados, donde estaba Bennett, siguieron su marcha y el irlandés aprovechó la coyuntura para adjudicarse su segunda victoria en esta Vuelta.

El corredor de 28 años, actual campeón de su país, demostró una gran superioridad para llevarse el triunfo. Le dio tiempo incluso a mirar hacia atrás para asegurar que sus perseguidores no le daban caza y celebró una victoria que confirma su buen estado de forma. El irlandés fue el más listo un día después de la dureza propuesta por Los Machucos.

El segundo puesto fue para el argentino Max Richeze (Deceuninck-Quick Step) y el tercero para el belga Tosh Van der Sande (Lotto Saudal), quienes no pudieron hacer frente al imponente ritmo de Bennett. El resto del pelotón trataba de salir de la enredadera formada por la caída o, al menos, poder superar la montonera formada a 900 metros de la línea de meta.

La caída no afectó a la clasificación general al producirse en los últimos kilómetros, de hecho el líder Roglic también se vio afectado aunque rápidamente pudo salir del barullo. Los más afectados fueron Jorge Cubero (Burgos BH), Owain Doull (Team Ineos) y Luka Mezgec (Mitchelton-Scott), que tuvo que ser traslado en ambulancia al hospital.

La jornada no invitaba a un final tan accidentado, todo lo contrario pese al buen ritmo de la serpiente multicolor. Con cinco escapados durante casi toda la etapa, con ventajas superiores a los dos minutos, el pelotón atrapó al quinteto de valientes a 4,5 kilómetros del final.

Hoy se disputa la decimoquinta etapa, que finalizará en el Santuario del Acebo tras 154 kilómetros y con un perfil apto para los amantes de la montaña: cuatro puertos, tres de primera categoría y uno de segunda.