Arranca el macrojuicio por el amaño del Levante-Zaragoza

Las defensas de los 42 acusados piden la nulidad de las actuaciones al entender que el caso se basa en la confidencia de un jugador del club maño a Javier Tebas cuando era su abogado

1
El exjugador del Zaragoza, Anderson Herrera (2i), durante el primer gran juicio en España por el posible amaño. / EFE
Publicidad

El juicio por el presunto amaño del partido de Primera División de fútbol disputado en 2011 entre el Levante y el Zaragoza arrancó ayer en Valencia con la presencia de los 42 acusados y con la petición de nulidad de las actuaciones por parte de la defensa, rechazada tanto por la Fiscalía como por la acusación.

Levante y Zaragoza disputaron en mayo de 2011 un partido de Liga que acabó con victoria del equipo aragonés por 1-2 en el estadio Ciudad de Valencia, en el que el conjunto valenciano nada se jugaba y en el que el triunfo forastero propició su permanencia en Primera División.

A la conclusión de la primera jornada del juicio, el juez citó a las partes implicadas para el día de hoy para resolver o aplazar la resolución de las cuestiones previas planteadas.

Entre ellas destacan la nulidad solicitada en bloque por las defensas al entender que el caso se basa en una denuncia del abogado Javier Tebas, ahora presidente de LaLiga, que tenía como fundamento la información proporcionada por un jugador del club aragonés al que no han querido identificar hasta ahora en el proceso.

Fuentes jurídicas confirmaron que la Fiscalía solicita dos años de prisión y seis de inhabilitación para los futbolistas implicados, y que LaLiga, acusación particular junto al Deportivo de La Coruña, el club que descendió aquel año a Segunda División, podría elevar esta petición hasta los cuatro años.

La jornada dio comienzo poco antes de las nueve de la mañana con el acceso a la Ciudad de la Justicia de Valencia de los acusados, que no hicieron declaraciones a su llegada.

Los jugadores acusados de aquella plantilla del Zaragoza son Maurizio Lanzaro, Toni Doblas, Paulo da Silva, Jorge López, Ander Herrera, Braulio Nóbrega, Leo Ponzio, Gabi Fernández, Carlos Diogo, Ivan Obradovic, Ikechukwu Uche, Adam Pinter, Javier Paredes, Leo Franco, Jiri Jarosik, Nicolás Bertolo, Said Boutahar y Ángel Lafita.

De los que formaban parte del Levante están Miguel Pallardó, Gustavo Munúa, Héctor Rodas, Rafael Jordá, Rubén Suárez, Xavi Torres, Cristhian Stuani, Wellington da Silva, Jefferson Montero, Miguel Robusté, Javi Venta, Manuel Reina, Felipe Caicedo, Vicente Iborra, Xisco Muñoz, Sergio Ballesteros, Juanfran García y David Cerrajería.

También están acusados el Zaragoza, como persona jurídica, su expresidente Agapito Iglesias, dos exdirectivos del club maño, Francisco Checa y Javier Porquera; su exentrenador, Javier Aguirre; y su ex director deportivo Antonio Prieto.

Ataque a Tebas

En la primera sesión, los abogados de los acusados pidieron que se dispense a sus representados de asistir a las jornadas en las que no tengan que declarar para que así puedan atender sus compromisos profesionales, en el caso de los futbolistas en activo, de acudir a los entrenamientos y partidos.

Las defensas de varios de los acusados pidieron la nulidad de las actuaciones al entender que se basa en una denuncia de Tebas tras haber obtenido como abogado información de un cliente. También consideran que la actuación de Tebas era “gravísima”, tanto por la ruptura del secreto como por una posible vulneración del derecho a la intimidad.

La Fiscalía y las acusaciones rechazaron la nulidad y defendieron la denuncia de Tebas al indicar que no se ha vulnerado el derecho a la intimidad, “pues no se ha revelado ningún dato personal de nadie que esté en el banquillo” y consideraron que hay un delito de fraude deportivo que no ha prescrito.