balonmano nava Zupo Equisoain
Zupo Equisoain da instrucciones a la plantilla del Viveros Herol Nava durante un entrenamiento. / AMADOR MARUGÁN

Tras asegurar la salvación, Zupo Equisoain exhibió currículo. Cogió a un club desolado y sumó 18 puntos en 19 partidos, a punto por jornada. O, en sus propias palabras, “una barbaridad”. Y cuantificó los ingredientes: 126 entrenamientos (220 horas), 105 sesiones físicas y de fuerza (102 horas), 64 sesiones de vídeo estratégico y de porteros (32 horas). Y se emocionó tras “días y semanas muy duras” cuando logró el objetivo. Esos cinco meses han estrechado tantos lazos que el navarro no solo renueva, sino que firma por tres temporadas. En deporte profesional, un mundo. A sus 59 años, ha encontrado el sitio propicio para asentarse con su familia, lejos de aventuras en selecciones de Oriente Medio como Emiratos Árabes. El técnico que llegó como salvador asume ahora el rol de arquitecto.

Tres días han sido suficientes para “acercar posturas” entre la directiva y el técnico, informó ayer el club. Las posturas nunca estuvieron muy alejadas, pero Zupo ya subrayó el domingo su premisa. “Si yo me quedo aquí, no voy a sufrir. Yo tengo muy buen ojo para elegir jugadores. Yo he fichado a los mejores jugadores del mundo; a Richardson, a Garralda, a Balic. Normalmente no me equivoco. Este equipo tiene que consolidarse en Asobal. Hay que mirar para arriba”.

Esa ambición es lo que mueve a Zupo a renovar. “El proyecto”, resume. “Creo que es interesante y que se puede mejorar”. El técnico, que rechazó en diciembre la opción de hacer uno o dos fichajes, asume ahora el reto de configurar una plantilla que aspire a más. Lo avisó antes de renovar: “No creo que esta afición se merezca sufrir como este año. Y eso va a depender de lo que se traiga. Espero que el club acierte en los fichajes porque ha habido algún jugador que no ha dado la talla. Y eso se ha notado”. Y lo recalcó ayer: ”Vamos a tratar por todos los medios, que no será fácil, porque a estas alturas los jugadores de calidad normalmente ya están cerrados, confeccionar una mejor plantilla para que no ocurra lo que este año y poder consolidar al equipo, si es posible, en mitad de tabla”.

Zupo tiene claro por qué desembarcó en Nava tras el cese de Diego Dorado. Define tres pilares de un equipo profesional: cantidad de entrenamientos, calidad de los mismos y la parte humana. “Aquí, una de esas patas o dos habían fallado. Por eso tomaron la decisión de cambiar de entrenador”. Ese aspecto psicológico fue clave. Los jugadores agradecieron su franqueza y asumieron sus demandas. Aunque algunos no pasaron por el aro y perdieron su confianza. “Hemos sacado esto con 12 o 13 jugadores”. Necesitará más fondo de armario para vivir en la zona media.

Para alguien que ha ganado todos los títulos internacionales, Nava ha supuesto un soplo de aire fresco. “Valoro mucho la cercanía y el roce”, explica tras meses “fantásticos” de vivencias. Habla de la afición, del ambiente en el pabellón, de la estructura del club o de la relación con la directiva. “Yo esas cosas las valoro mucho y han sido un punto a favor para que firme el contrato. Claramente necesito retos y necesito estar motivado para tirar hacia adelante. Y en muchos aspectos me motiva estar en Nava; me motiva lo que significa el club para el pueblo y para la provincia de Segovia. Y eso es algo que me ha gustado y me ha encantado”. Zupo no se queda para evitar el descenso, se queda para dar un salto. E intuye que hay mimbres para lograrlo.

El filial busca el ascenso en su fortín

El Leche Mesenor Balonmano Nava buscará este fin de semana el ascenso a Primera Nacional, la tercera categoría del balonmano español, en lo que sería un paso importante para el primer equipo. La fase de ascenso se celebrará desde hoy hasta el domingo en el pabellón Guerrer@s Naver@s, con la mitad de aforo disponible por las restricciones sanitarias. Cuatro equipos – además del Nava están el Agroveco Casetas, aragonés, el Gourmet Mar Calasancio, riojano, y La Salle Bonanova, catalán- lucharán por un puesto.

Los naveros, liderados por jugadores con rodaje en el primer equipo como el extremo Óscar Marugán, el pivote Pablo Herranz o el portero Ángel Pescador, arrancan hoy ante La Salle, a priori su principal rival. Segundos del grupo catalán, jugarán a las 20:00 horas ante los anfitriones en el duelo estelar de la primera jornada. Antes, riojanos y aragoneses descorchan la fase de ascenso a las 17:30 horas. Los segovianos se medirán mañana a las 18:00 horas al Calasancio, ganador del grupo riojano, con apenas tres equipos, y cerrarán la competición el domingo a las 13:00 horas ante el Agroveco Casetas.

Mientras, el equipo cadete femenino del club, el Hiper Hierros Nava, jugará en Vigo la fase final del sector ante el Carballal, el CD Vallecas y el Arregi Aloña Mendi.