Publicidad

Como en las temporadas anteriores el Unami CP mira el ascenso a Tercera División. Tras varios años inmerso en la zona alta de la Regional de Aficionados, no ha terminado de consumar su objetivo. Ahora encara una nueva temporada con el técnico vallisoletano Diego Yepes, que tomó el relevo de Javier Jadraque a mitad del curso pasado. “Nuestra primera meta era confeccionar una plantilla competitiva y eso pasaba por mantener a la mayor parte del bloque de este temporada”, apunta Yepes; y reconoce: “Estoy contento de que la mayoría de los jugadores decidan quedarse. Varios de ellos han tenido ofertas de otros equipos de categoría superior y han tomado la decisión de seguir con nosotros”.

Componentes como Alberto Terleira, Héctor Álvarez ‘Koby’, José Luis de Torres, Alejandro Rogero o Sergio Prieto seguirán una campaña más en La Albuera y jugadores como Joaquín Martín ‘Quino’, con experiencia en Segunda B y Tercera, y Diego Alcubilla, ambos pendientes de los horarios laborales y lectivos, podrían sumar un curso más. Además, se unen el portero Ramiro Pérez y el defensa Alberto Cámara, que regresa al Unami tras su paso por el fútbol sala inglés. “El proyecto para ascender es muy bueno. Con estos futbolistas, tendríamos una plantilla de las más potentes de la competición“, subraya el entrenador.

Por otro lado, como ya es sabido, Hamza Bouzizoua, Alberto de Andrés e Ibrahim El Guenaoui ‘Ibra’ han puesto rumbo al CD La Granja. “Es normal que se lleven a nuestros jugadores: tienen mucha calidad y para ellos es un salto en su carrera”, interpreta con total normalidad Yepes; y explica que hubo contactos previos con el nuevo técnico granjeño Ricardo de Andrés: “Hablamos con claridad y ya me avisó que iba a llamar a algún jugador. Ricardo actuó de buena fe y hay que entender que es una buena oportunidad para los chicos”.

En cuanto a la planificación de la pretemporada, el Unami está a la espera de que la Federación de Castilla y León defina el número de equipos y, consiguientemente, el formato de la liga; que podría fijarse como hasta ahora con dos grupos, en los que ascenderían al menos de manera directa los campeones, o con tres y hacer después una fase de ascenso con los mejores clasificados. “Personalmente prefiero que ascienda el primero de cada grupo, ya que de esta manera se reconoce el trabajo a todo un curso. De la otra forma los segundos tendrían las mismas opciones de subir que los primeros”, argumenta.

La idea del conjunto segoviano, si no hay nuevas restricciones sanitarias, sería comenzar los entrenamientos la última semana de agosto o la primera de septiembre para ir completando un calendario de amistosos contra equipos de la provincia y de la Comunidad de Madrid. Para la vuelta a las sesiones, el técnico espera contar con unos 25 componentes -habrá algún jugador a prueba- para después concretar el número de fichas en 22.