baloncesto claret
Imagen de una sesión de entrenamiento del CD Claret./ NEREA LLORENTE

El CD Claret está haciendo todo un ejercicio de resiliencia en un segundo tramo de la temporada en el que al equipo de Cristian Álvarez le está costando muchísimo coger el ritmo. Los positivos por Covid, tanto propios como ajenos, le han obligado a recomponer en varias ocasiones el calendario, con el correspondiente trastorno a la hora de planificar los partidos.

Ahora, diez días después de que el equipo tuviera que volver a suspender los entrenamientos tras pasar unos test que detectaron dos positivos en la plantilla, el CD Claret volvió al trabajo preparando el partido que en la jornada de hoy le llevará hasta Venta de Baños, donde se enfrentará al OK Hoteles, rival de mal recuerdo para los segovianos, puesto que le ganó en el Teodosio en el encuentro que abría la segunda fase de la liga, en el que se lesionó de gravedad el segoviano Diego Pérez, que será operado en junio de la fractura en el dedo del pie que sufrió durante el choque.

Dos bajas para Palencia

Ahora toca volver a medirse al equipo palentino, y el Claret lo hará con la baja de Diego, más de la Carlos Lázaro, aunque de este se espera que pueda recuperarse de cara al maratón de partidos que tendrá que afrontar el plantel segoviano, sobre todo a mediados del mes de mayo, cuando en dos fines de semana consecutivos tendrá que ‘doblar’ partidos en sábado y domingo.

Así, el 15 y el 16 de mayo lo hará teniendo como oponente al Baloncesto Villares, mientras que el 22 y el 23 jugará dos encuentros ante el Levidrio Villacelama de León. Partidos importantes de cara a conseguir una de las cuatro primeras plazas del grupo y poder continuar la pelea por el ascenso de categoría.