Virginia Ruano, durante una presentación del torneo. / OPEN CYL
Publicidad

Virginia ‘Vivi’ Ruano es la actual directora del Open Castilla y León de tenis desde el año 2011, por lo que en la próxima edición del torneo iba a cumplir su décimo aniversario al frente del mismo. Sin embargo, la ilusión de este hecho viene a contrastar con la incertidumbre de no saber si va a poder celebrarse la competición por culpa del Covid-19 que está obligando a la suspensión de todos los torneos.

En declaraciones a la web del tenis (www.lawebdeltenis.net) , la doble plata olímpica señaló con respecto al torneo de El Espinar que tiene tres momentos importantes en su periplo como directora: “El primero, la presentación oficial, al tomar el relevo de un torneo con mucho peso, mucha historia; luego, haber conseguido organizar el torneo internacional femenino y, justo el año pasado, haber conseguido que las jugadoras compitieran en El Espinar desde la primera ronda”.

Pocas certezas

Después de ver los toros desde la barrera, Ruano destaca “ese momento en el que siendo jugadora, de repente tu pides algo, un plátano por ejemplo, y aparece en la pista, lo que necesites. Cuando pasas al otro lado, a la organización, te das cuenta todo lo que conlleva que ese plátano llegue a la pista. Me abrió los ojos acerca de lo difícil que es organizar los eventos. Ahora, me hace un poco de gracia (entre comillas), y es casi rocambolesco que vaya a cumplir ese décimo torneo, que es un bonito momento; y que, sin embargo, no sé ahora mismo si podre celebrarlo”.

Y es que la crisis sanitaria provocada por el coronavirus no ha llegado todavía a obligar a la Federación Internacional de Tenis a suspender las competiciones en la semana en la que el torneo challenger debe celebrarse, aunque otros torneos como el femenino de Montreal, que viene prácticamente a coincidir en fechas, ya se ha cancelado: “Existe una gran incertidumbre acerca de lo que iba a pasar con el tenis, sobre todo cuando ves que Roland Garros, que iba a ser el primer Grand Slam, no se va a celebrar. Ahí ves peligrar todo. Luego, cuando se cae Wimbledon, piensas que no va a haber más tenis en todo el año”.

La doble plata olímpica cree
que los puntos ATP deben ‘congelarse’ y volver a empezar en 2021

La incertidumbre es grande, pero se hace complicado pensar en un calendario tenístico para 2020, y Vivi maneja un par de posibilidades: “Partimos de las base de que no sabemos si se podrá hacer el calendario. Yo intentaría dos opciones: congelar los puntos a partir del último torneo y volver a empezar en 2021 como si fuera 2020, haciendo un ranking de dos años. Y, en otro plano, que en cada país hagan torneos nacionales con la gente que pueda competir en casa, para que se mantenga en forma, pues viajar lo veo muy complicado, al menos hasta agosto y septiembre. Que cada país intentara mantener en activo a sus tenistas, pero no puede ser en torneos abiertos al plano internacional, porque no sabemos qué nos va a deparar el futuro. Intentar que en 2021 se empiece el ranking internacional, porque ahora hay demasiada incertidumbre como para pensar en viajar a otro país para jugar al tenis”.