Publicidad
ALEJANDRO MARTÍN / SEGOVIA

La temporada 2020/21 de la Liga Asobal comienza a tomar forma. Con la estructura de la competición definida, en la que los 18 equipos con los que contará se enfrentarán en un campeonato regular de ida y vuelta, y el inicio de la liga aprobado para la primera semana de septiembre, el Balonmano Nava fija el planteamiento de la campaña. En un principio, si las condiciones sanitarias lo permiten, arrancará la pretemporada el 16 de julio, una fecha para la que los jugadores ya están descontando los días tras tres meses sin tocar balón. “Hay todavía más ganas de volver”, reconoce el capitán navero, Carlos Villagrán (1984); y comenta: “Echamos de menos la actividad competitiva y ya estamos deseando volver a los entrenamientos grupales y conocer a la nueva plantilla. Tenemos la ilusión del primer año y queremos demostrar que Nava llegó a Asobal para quedarse”.

El conjunto, que está temporada estará dirigido por Diego Dorado, que toma el relevo de Daniel Gordo, cuenta de momento con siete incorporaciones para las diferentes parcelas de juego. Tras la salida de hasta ocho integrantes, el plantel se ha recompuesto con los portugueses Jorge Silva y Filipe Mota, el montenegrino Filip Vujovic, el argentino Andrés Moyano, el bielorruso Dzmitry Patotski y los canteranos Óscar Marugán y Pablo Herranz. “El equipo se ha reforzado bien. Está hecho para mantener la categoría y ver hasta dónde podemos llegar. Los fichajes están muy bien planteados”, señala Villagrán.

Con el aumento del número de equipos en la competición, al ascender el Villa de Aranda y el Cisne Los Sauces de Pontevedra y no producirse descensos, la Asobal se antoja aún más exigente. Un total de 34 jornadas definen la liga regular, que se prolongará hasta la primera semana del mes de junio de 2021. “Va a ser todavía más complicada y se puede hacer larga”, asegura el capitán; y explica: “Tendremos que ir con calma, sin obsesionarnos, y habrá que estar más a tono en lo que al nivel físico se refiere”.

“En líneas generales la primera temporada fue de sobresaliente”

Con la experiencia ya del primer curso en la máxima categoría del balonmano nacional, Villagrán hace un repaso: “La liga se paró cuando más ajustada estaba. Nos hubiera gustado terminar nuestra primera temporada en Asobal, pero ahora tenemos que demostrar que hemos venido para mantenernos. La primera vuelta nos adaptamos muy bien y fue de sobresaliente al llegar a estar en una posición privilegiada”.

En cuanto al objetivo que se marca a nivel personal, apunta: “Lo más importante es mantener un alto nivel físico para que no aparezcan lesiones y ayudar al equipo al máximo. La ilusión es tremenda y quiero disfrutar de esta competición, que me ha dejado muy buen sabor de boca”.