d1-futbol-sala-femenino-segosala-leganes_DSC1579
Las componentes del conjunto femenino del Segosala que juega en la Regional Femenina, aplauden tras ganar el último partido. / JAVIER VALLE
Publicidad

Que Segovia es una de las cunas del fútbol sala es un hecho indiscutible. Hace más de cuatro décadas ya existía una liga organizada de fútbol sala que jugaba buena parte de sus partidos en el pabellón Enrique Serichol, y el arraigo que tiene este deporte en la ciudad le lleva a ser uno de los más practicados por las categorías inferiores.

Pero, como ha venido siendo habitual no sólo en Segovia, sino en otras ciudades más grandes en las que el fútbol sala también es un deporte veterano, la entrada en juego de los equipos femeninos era una rareza, tanto como el ver a una jugadora compartiendo cancha, balón y ocasiones de gol, con otros jugadores, algo que (afortunadamente) se va superando poco a poco, y ya no resulta tan extraño en las categorías inferiores. Y es que los niños suelen dar buenas lecciones a los mayores en asuntos de igualdad.

Pese a ello, en Segovia ha habido excepciones en forma de conjuntos como el de la AD La Fuencisla, o la Peña Segoviana del Athletic de Bilbao, o incluso el Caja Segovia, que durante años fueron el exponente de del fútbol sala femenino, y que contó con jugadoras de un nivel tan alto que aún dan lecciones en equipos de Segunda División, como es el caso de Laura Llorente en el Unami, que recogió el testigo de aquellos conjuntos, con un plantel de jugadoras extraordinario, en el que militaron dos de las mejores porteras españolas del momento, segovianas ambas, Estela García y Elena González.

La realidad señala que no es sencillo encontrar estructuras de base en lo que al fútbol sala femenino se refiere, en muchos casos porque no hay jugadoras suficientes, por lo que los clubes acaban integrándolas en los conjuntos masculinos. De la mano de uno de los grandes impulsores del fútbol sala femenino en Segovia como es Agustín Pérez, el club Segosala se ha propuesto darle la vuelta a esta situación, creando esa estructura de base para que las jugadoras desde prebenjamines hasta juveniles puedan formarse en equipos íntegramente femeninos.

DE PALABRAS, A HECHOS

Esta iniciativa no deja de ser la constatación en hechos de las palabras que Agustín Pérez reflejó en las páginas de El Adelantado el pasado mes de enero, cuando se le preguntó por el fútbol sala femenino, y señaló que “tendría más sentido trabajar primero en la base para crear una estructura, antes que en tener un equipo femenino en Primera. Si no creamos esa estructura que a largo plazo nos dé unas competiciones, de poco servirá estar en Primera División una temporada, o dos, porque no habrá nada debajo”.

Por ello, y aunque Agustín reconoce que “nosotros también hemos iniciado la casa por el tejado, primero con un equipo en la Regional, después con otro provincial, y después la competición de Segovia de acuerdo con el Ayuntamiento y la Universidad de Valladolid”, el Segosala ha apostado por crear esta estructura, realizando una convocatoria para que todas las jugadoras que simplemente tengan la intención de jugar al fútbol sala, independientemente de su nivel, puedan hacerlo en una primera reunión que tendrá lugar el próximo viernes, de 20.00 a 21.00 horas sobre la cancha del pabellón Pedro Delgado.

La intención es crear equipos íntegramente femeninos para que puedan jugar en las ligas federadas de Segovia, sin importar los resultados

Será la del viernes una primera toma de contacto, y habrá una segunda el próximo martes, también de 20.00 a 21.00 horas en el Pedro Delgado, “en la que ya veremos las jugadoras con las que podemos contar, y realizaremos una reunión con los padres para hacerles llegar lo que queremos hacer”, que no es otra cosa que crear equipos íntegramente femeninos para que puedan jugar en las competiciones federadas de Segovia, “sin importar en absoluto los resultados, sino que las chicas jueguen”. En el caso de que no salieran las jugadoras suficientes, la intención del club es la de crear una escuela “en la que un par de horas a la semana las jugadoras pudieran entrenar” con monitores titulados. El club no va a tener problemas para encontrar a esos monitores y monitoras, “porque ya contamos con un buen número de ellas que se han ofrecido para echar una mano y dirigir a las chicas”.

Queda ahora por conocer la respuesta de las deportistas, “que no sabemos la que podrá ser, aunque tengo la sensación de que hay un buen número de chicas en Segovia que no quieren jugar al fútbol sala porque tendrían que hacerlo en equipos masculinos y que sí tendrían cabida en nuestro proyecto”, afirma Agustín.

UN BUEN MODELO EN EL QUE FIJARSE

El Segosala tiene un modelo en el que fijarse a la hora de crear esta estructura de fútbol sala femenino “y no es otro que el del Balonmano Nava. Lo que está haciendo con la base es espectacular y digno de destacar sin duda”. Segosala tiene buenas relaciones con el club de Nava de la Asunción, y por ello no puso un solo problema para ‘ceder’ al conjunto navero sus horas ya programadas en el pabellón Pedro Delgado el 2 y 3 de junio para la disputa del Memorial David Díaz Cardiel, y que así el equipo de balonmano pudiera disputar la fase de ascenso a Liga Asobal. “Son un club estupendo, se merecen que les vaya bien, y cuanto más unido esté el deporte segoviano, mucho mejor para todos” finaliza el coordinador del Segosala.