Publicidad

La organización de la carrera popular de Valseca ‘El Garbanzal de San Isidro’, pese a no poder celebrar su evento deportivo este año, promovió una iniciativa solidaria bajo la denominación ‘una camiseta, una mascarilla’ para ayudar a los pensionistas de la localidad. La campaña consistía en mandar una fotografía con una camiseta de una edición pasada de la prueba pedestre y, con cada instantánea, la organización, en colaboración con varios de los patrocinadores, asociaciones del municipio y el Ayuntamiento, dona una mascarilla a la residencia. El impacto durante la anterior semana fue tal que llegaron a la cifra de 150.