El Segosala Segobús consiguió su tercera victoria de la temporada después de imponerse por la mínima al Ribeira de Piquín en el primero encuentro del equipo sin Daniel Ibañes como responsable del cuerpo técnico, con Luis Dorrego a los mandos de manera provisional.
La realidad fue que el equipo rojinegro disputó un encuentro más que bueno en la primera parte, a lo que seguramente contribuyó el 1-0 que marcó Edu cuando el partido disputaba sus primeras acciones. El marcador a favor siempre es el mejor compañero de viaje, y aunque el equipo volvió a cometer algunos errores en las entregas, fue mejor que su oponente hasta que mediada la segunda parte la expulsión del portero Ángel vino a obligar al equipo a hacer un esfuerzo defensivo para mantener su ventaja.
No solo lo consiguió el Segosala, sino que incluso anotó el 2-0 de nuevo por medio de Edu. Pero un minuto malo de los locales le dio al Ribeira de Piquín la oportunidad de empatar el partido y volver a sembrar las dudas en los locales, que sin embargo se rehicieron con acierto y llegaron al descanso con el 4-2 en el electrónico después de los goles de César Marugán y David Martín.

LO MEJOR, PARA EL FINAL

Cambió mucho el panorama del partido para el Segosala en la segunda parte, en la que se vio dominado por un oponente que buscaba con ahínco reducir las diferencias, pero que tuvo enfrente las intervenciones de Adrián y su propia falta de acierto en el remate.
Fue en la recta final del partido cuando el conjunto gallego igualó el choque con el 4-4 a falta de tres minutos. ‘Luigi’ apostó por el portero-jugador y con la tensión propia de este tipo de acciones en las que un error suele condenar a recibir un gol en contra, se encontró con el premio del 5-4 a siete segundos para el final, cuando Pablo Portal marcó el gol que le dio la victoria a un equipo necesitado de buenas noticias en una temporada que no está saliendo ni mucho menos como se esperaba.